NO SE LO PERDONARÁ

La infidelidad de Enrique Ponce a Paloma Cuevas no fue precisamente con Ana Soria

La expareja del torero se llevó una gran desilusión tras lo sucedido.
jueves, 14 de octubre de 2021 · 10:25

Paloma Cuevas y Enrique Ponce terminaron su relación luego de casi 25 años de casados y con dos hijas en común. La noticia hace más de un año que emparejaba al torero con una joven desconocida en aquel entonces, Ana Soria, fue el principal motivo por el que la relación habría terminado.

Esta ruptura fue un gran revés para Paloma Cuevas, quien permaneció refugiada en su casa junto a sus dos niñas, Paloma y Bianca, mientras que Enrique Ponce paseaba su amor por Ana Soria en las diferentes plazas de los toros del país. Esto ya es parte del pasado para Cuevas y ahora sigue adelante de la mano de la moda -y, quizás, de un nuevo compañero-.

Sin embargo, hay algo más grave para Paloma Cuevas, por lo que no perdonará a Enrique Ponce, y no tiene nada que ver con Ana Soria, sino que se trata de los padres de Paloma, Victoriano Valencia y Paloma Díaz, quienes estaban encantados con la decisión de su hija de contraer matrimonio en 1996.

Victoriano Valencia, padre de Paloma Cuevas, actualmente tiene 88 años y fue uno de los primeros toreros en tener un título universitario. Estudió Derecho en Salamanca, por lo que su familia siempre fue de las más formadas intelectualmente y con sus propios principios y valores. 

Un claro ejemplo de esto son los padres de la cordobesa de 49 años, Victoriano Valencia y Paloma Díaz, quienes cumplen un nuevo aniversario de boda, pero no cualquiera, sino que son las boda de oro, es decir, festejan los 50 años desde que dieron el "sí, quiero"  en la iglesia de la Concepción en Madrid el 15 de octubre de 1971. 

Desde un principio, Paloma Cuevas pidió a su progenitor que enseñara a un principiante Enrique Ponce, quien soñaba con ser torero, por lo que Victoriano lo entrenó desde joven, y vaya que le salió bien, aunque tanto el patriarca como su familia se desilusionaron de Ponce.

Paloma Cuevas y su padre, Victoriano Valencia en una imagen de archivo.

Este lamento por parte de los padres y de la misma Paloma Cuevas es por la traición de Enrique Ponce, y no precisamente por encontrar un nuevo amor, como lo es Ana Soria, sino porque faltó a los valores y principios que manejan dentro de la familia de la empresaria. 

Paloma Díaz era una mujer muy creyente, educada y con valores tradicionales y una convicción de que el matrimonio es "hasta que la muerte los separe", algo que está cumpliendo a rajatabla con Victoriano Valencia, y que su hija no pudo seguir, pero la modelo siempre mantuvo sus creencias intactas y lo demuestra con clase, algo que no habría tenido Enrique Ponce.

Esta falta de valores, códigos y de moral de Enrique Ponce es el principal motivo de decepción para Paloma Cuevas y sus padres, pues el matrimonio no fue hasta que la muerte los separe, sino que se dio por la aparición de Ana Soria.

El comportamiento del torero no fue el más adecuado tras la ruptura, por lo que su actitud de gritar su amor a los cuatro vientos por una joven cuya edad no alcanza a la mitad de la del diestro no cayó para nada bien entre los padres de Paloma Cuevas, ya que parecía una falta de respeto hacia su hija y hacia ellos mismos, por todo lo que le brindaron a Enrique Ponce durante más de 25 años.