SINCERA COMO POCAS

Rosa López se desarma y reconoce cuál es la debilidad que le impide brillar como merece

La cantante no está en su mejor momento profesional, pero al menos sabe dónde está el problema.
jueves, 28 de octubre de 2021 · 04:00

Con Rosa López sucede un fenómeno bastante curioso: es la gran ganadora de la primera edición de “Operación Triunfo” (probablemente la temporada más exitosa de todos los tiempos) pero su actividad profesional está muy lejos de la que hoy transitan otros colegas contemporáneos a ella, como, por ejemplo, David Bisbal. Nadie duda de sus espectaculares habilidades artísticas, pues de lo contrario no hubiese sido la campeona, pero es cierto que algo ha fallado durante todos estos años, algo que se ha interpuesto entre ella y el reconocimiento internacional que le corresponde.

El planteamiento anterior no se limita a los amantes de la música de Rosa López ni a los espectadores en general, sino que es algo que ella misma también observa. “Yo me he sentido valorada como celebrity, no como artista”, señalaba la artista hace algunas horas a un importante medio y la realidad es que su pensamiento tiene bastante lógica, quizás porque su carrera no ha caído en manos del empresario adecuado, alguien que fuera capaz de capitalizar su posición de ganadora en un proyecto a largo plazo que la coloque como líder de la industria musical más allá de nuestros límites geográficos, tal como sucede hoy con muchos de los extriunfitos a los que no les fue tan bien como a ella en el certamen.

Rosa López en una fotografía de archivo.

Si bien ahora no está en la cresta de la ola, la intérprete de “Ahora sé quién soy” sí llegó a saborear las dulces sensaciones de la fama y la popularidad, es decir, el dinero. Ella misma confiesa que llegó a tener un coche de lujo, una casa de revista y todo tipo de comodidades, pero con la misma sinceridad también admite que un día tuvo que deshacerse de todo eso porque simplemente ya no podía mantenerlo y parece saber cuál es la razón de su inestabilidad en el ambiente: no tiene codicia y jamás ha perseguido objetivos económicos.

Uno de los problemas más gordos que ha tenido es no ser ambiciosa económicamente.

Aunque Rosa López reconoce sus limitaciones y sabe que probablemente su falta de avaricia es lo que hoy no le permite competir de igual a igual, no se arrepiente de su estilo y sigue eligiendo no darles importancia a las recompensas materiales. Ese modo de ver la vida es algo que ha heredado de sus padres, quienes siempre la han acompañado tanto en su vida íntima como en lo artístico y quienes también admiten que su niña es dueña de una generosidad que probablemente no es compatible con el perfil de las estrellas internacionales.

Rosa López en pleno show.

La buena noticia es que Rosa López no ha perdido sus habilidades y que hasta tiene nuevas, con lo cual podemos imaginar que su presente podría cambiar, quizás con un poco de incentivo motivacional que le ayude a pensar que las ganancias económicas son parte de lo que merece por su arte. ¿Será posible que en breve hablemos de ella por una gira en el exterior que esté rompiendo récords? Deseamos que la respuesta a ese interrogante sea un sí rotundo y que algún productor esté pensando en tomarla de la mano para llevarla directamente al estrellato que se ha ganado.