Lo sabía

El día que Rocío Jurado le puso los puntos sobre las íes a Antonio David Flores

La diva tuvo que cruzar el océano para sentirse segura y poder revelar al mundo su verdad.
martes, 6 de abril de 2021 · 16:44

No fue sencillo para Rocío Jurado ver a su hija Rocío Carrasco padecer todas las calamidades que Antonio David Flores le hizo pasar. Si bien la diva ya había presentido que la situación no andaba del todo bien, no pudo evitar todas las desgracias en la vida de su única hija biológica.

En un viaje a Argentina, Rocío Jurado se juntó con la veterana presentadora Mirtha Legrand. En sus típicos almuerzos, la oriunda de Chipiona confesó lo mal que la había pasado viendo a su hija sufrir al lado de un hombre a quien ella misma catalogó como “nefasto”.

Cuando mi hija Rocío rompió con Antonio David se quedó muy mal. Le ha hecho la vida insoportable y hoy en día, aún lo sigue haciendo.

Tengamos en cuenta que esta entrevista se hizo en el año 2006. Todavía faltarían muchos años más para que la verdadera pesadilla de Rocío Jurado se convirtiera en realidad. Desafortunadamente, la cantante no vivió para impedir el resultado que hoy tenemos en frente.

Antonio David no trataba bien a mi hija, ha sido una persona nefasta y eso afectó la vida de todos nosotros. Él nunca se integró en la familia; nosotros hicimos lo posible.

Así confesaba Rocío Jurado. Esto se contrasta con las versiones dichas por el ex guardia civil de que ella a él siempre lo quiso y que, seguramente, todo lo que su exesposa hacía era para manchar el nombre de su madre. Nada más lejos de la realidad, pues Antonio David era la pesadilla viva en la familia Jurado y la cantante lo sabía. Incluso, temía no solo por la vida de su niña, sino también por su propia seguridad.

A raíz de su separación matrimonial, mi hija Rocío estuvo a punto de cometer una barbaridad; por eso le agradezco a Dios que Fidel haya aparecido en su vida por lo alegre y feliz que la veo.

Rocío Jurado sí tenía un preferido y era Fidel Albiac. Con todo el infierno que ha padecido Rocío Carrasco, la ternura y la protección de Fidel Albiac llegaron como un terrón de azúcar en medio de tanta amargura. Rocío Jurado advertía el brillo en las mejillas de su hija gracias al buen amor, ese que viene a hacernos la vida más bonita y no a convertirla en un eterno padecimiento, tal como sucedía con Antonio David Flores.

Otras Noticias