Sorprendente

La respuesta agridulce de Yoko Ono al homenaje de Alejandro Sanz que nadie esperaba

El cantante español explicó lo costoso que fue el proceso creativo.
sábado, 24 de julio de 2021 · 10:32

Las aperturas de los Juegos Olímpicos suelen quedar grabadas en el escalón más importante de la historia del deporte. La puesta en escena de bailarines y otros artistas suele estar acompañada de canciones que deben representar universalmente la integración o globalización del mundo. La convocatoria a Alejandro Sanz es un orgullo para nuestro país, más aún teniendo que replicar una épica canción que John Lennon y Yoko Ono idearon. La japonesa se pronunció al respecto, en un mensaje que se diferenció claramente del brindado por Rachel Valdés y la hija del cantante.

La esposa del fallecido guitarrista de Los Beatles reivindicó la importancia de “Imagine” para unir Oriente con Occidente, pero no elogió la versión del múltiple ganador de Grammys Latinos. El artista había manifestado su orgullo y honor por cantar un hit universal, imposible de volver a escribir, antes de cantarlo en la ceremonia inaugural. John Legend y otros artistas reconocidos mundialmente lo acompañaron, en una postal única para el deporte. En el caso del español, no es la primera vez que trata de acercarse al rock británico. Admitió en la presentación de un álbum que uno de sus objetivos era tratar de sonar similar a los fabulosos de Liverpool o incluso Queen.

Hoy el honor me teletransporta a otro mundo. Voy a ser parte de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Tokio.

Alejandro Sanz comunicó por sus redes una noticia que varios fanáticos ya sabían. Formó parte de la presentación de la gran fiesta del deporte que vemos cada cuatro años, pero que, por la pandemia, debió postergarse a este 2021. El cantante confesaba que estaba “temblando” de nervios por el impacto que recibiría “Imagine”, toda una canción pacifista con la que John Lennon enamoró al mundo. Envió la grabación desde su casa, dando cuenta de un método más casero de lo habitual para la industria musical. Enfrente, en algún rincón del planeta, habrá imaginado que el ojo crítico de Yoko Ono estaba muy atento a su interpretación. Aquella protesta política “endulzada” que oímos en el hit, tuvo como principal inspiración a la poeta.

Cuando el también autor de “Jealous Guy” abrió el libro “Grapefruit” de su segunda esposa encontró un poema que causó una verdadera revolución en su cabeza. De acuerdo a “Rock en vivo”, el guitarrista no utilizó otra cosa más que su “imaginación” y postura pacifista del momento con Vietnam. También un libro de predicaciones cristianas tuvo injerencia, pero sin Yoko Ono no habría sido posible esta canción. Ella recordó muy bien el protagonismo adquirido en el éxito que sacó casi momentáneamente a Lennon de la sombra de Los Beatles. La poeta japonesa recordó que su amado John y ella se inspiraron “mutuamente”, gracias a la convivencia que los marcó durante más de 10 años.

Él viene de Occidente y yo vengo de Oriente, y todavía estamos juntos.

El mensaje que la escritora ha dejado conmueve, debido a que siente que el padre de su hijo sigue presente desde algún rincón. “Era lo que creíamos juntos”, deslizó acompañando el texto de una tierna fotografía. No felicitó a los intérpretes de la canción, ni mucho menos se refirió al excelente arreglo de Hans Zimmer. El único que destacó el trabajo del compositor de bandas sonoras fue Alejandro Sanz, aunque lamentó que no pudiera hacerlo presencialmente por las restricciones del coronavirus en Japón. Lo cierto es que todo el mundo disfrutó de su voz, recibió elogios de su pareja (“orgullosa” de su aporte) por una canción de un género que valora mucho. Entre el pop y el rock, trató de imprimir un sello personal en discos como el elocuente “La música no se vende”. Aquí, según relató a “EFE”, trató de sacar el mejor costado de “Sgt. Peppers” de Los Beatles. “No lo había planeado”, deslizaba restando crédito a la comparación.