EL FIN DE LOS AÑOS DORADOS

La penosa e increíble situación a la que se enfrentó el Rey Juan Carlos antes de exiliarse

El ocaso le llegó al Emérito en formas que no podrían ser más literales.
jueves, 29 de julio de 2021 · 04:30

El próximo 3 de agosto se cumple un año desde que el Rey Juan Carlos se disponía a buscar refugio político en Emiratos Árabes, porque en España las cosas se ponían muy complicadas como para quedarse aquí, tanto que hasta parecía que la figura de la Monarquía fijaba su fecha de caducidad. Los escándalos eran muchos y en ninguno el marido de Doña Sofia parecía poder defenderse con argumentos sólidos, de manera que muchos vieron venir la salida que finalmente terminó eligiendo.

Es probable que el Rey Juan Carlos no imaginara jamás que su vida activa terminaría de ese modo, con la cabeza agachada, acusado de delitos de corrupción con implicancias internacionales y con consecuencias que ponían absolutamente todo bajo análisis. Pero de lo que sí podemos estar muy seguros es de que no imaginó nunca que, al momento de tomar el vuelo hacia su nuevo hogar, no habría nadie para despedirlo.

El Rey Juan Carlos.

La soledad del padre del Rey Felipe ha sido detallada por Pilar Eyre, una reportera especialista en Realeza, de modo que se trata de una fuente muy confiable en la materia. Según ella, ni Doña Sofía, ni Su Majestad ni ninguno de los nietos de quien buscaba asilo asistió a despedirlo cuando su avión lo esperaba, ni tampoco días anteriores. Solamente una persona abrazó al Exrey y era alguien que no pertenecía al círculo familiar: el general Sanz Roldán.

Quien supo ser director del CNI fue el único que se armó de valor y se enfrentó a la polémica que por aquel entonces representaba mostrarse cerca del Rey Juan Carlos. Aparentemente, todos tenían mejores planes que hacer, tan buenos en la comparativa con decirle adiós, que ni siquiera era viable un pequeño cambio en sus agendas; y eso también fue aplicable a las Infantas Elena y Cristina. ¿Cuáles habrán sido las sensaciones del Exmonarca en aquellas circunstancias? No podemos saberlo, pero la intuición nos indica que no demasiado dulces.

El Rey Juan Carlos.

El Rey Juan Carlos se fue solo y así se ha mantenido en casi la totalidad de este año, salvo mínimas visitas circunstanciales de sus hijas. Es probable que aquel panorama desolador fuese la antesala de todo lo que vino luego, un drama que no se apaciguó ni siquiera con él apartado completamente del ojo mediático y que ahora parece recrudecerse con la nueva jugada de Corinna Larsen, quien lo acusa de espionaje ilegal y pide una espectacular suma de dinero a modo de indemnización.