EL ALIADO INFALTABLE

Pan de salvado, una opción deliciosa y saludable para el verano

Los amantes de los panificados encontrarán aquí una alternativa para darse el gusto sin cargar con la culpa.
domingo, 29 de agosto de 2021 · 20:08

El pan de salvado es el mejor de todos los panificados en cuanto a calidad nutricional, mucho mejor incluso que el pan integral. Su alto porcentaje en fibra lo hace un producto espectacular para aquellos que deseen reducir el colesterol, regularizar el tránsito intestinal y bajar de peso. Definitivamente, todas son buenas noticias en esta receta. ¡Manos a la obra!

Pan de salvado.

Ingredientes para 2 unidades:

200g de harina de fuerza

200g de salvado de trigo

½ cucharadita de sal

8 gramos de levadura

½ cucharadita de azúcar

30g de manteca

250cc de agua

Pan de salvado.

Procedimiento:

Comenzaremos el pan de salvado mezclando la harina con el salvado y la sal y cuando esté todo homogeneizado, lo volcaremos en la encimera para formar un volcán. En un recipiente aparte mezclaremos la levadura con el azúcar y el agua tibia hasta que todo se disuelva y esta segunda preparación es la que colocaremos en el centro del volcán. Comenzaremos a mezclar y en breve estaremos amasando hasta formar el clásico bollo.

Cuando tengamos la masa lista, incorporaremos la mantequilla a temperatura ambiente y volveremos a amasar durante diez minutos aproximadamente, hasta conseguir elasticidad en el producto. A continuación, dejaremos reposar en un recipiente cubierto con un paño de cocina en un lugar cálido para que duplique su volumen. Cuando la masa leude, la dividiremos a la mitad, engrasaremos dos moldes y los colocaremos allí.

Pan de salvado.

En esta instancia comienza la tercera etapa de leudado del pan de salvado, la cual es fundamental respetar para que la miga tenga buen desarrollo, con unos 40 minutos será suficiente. Mientras tanto, precalentaremos el horno a 200°. Cocinaremos los panes en esta temperatura durante 15 minutos, luego lo bajaremos a 160° y continuaremos por 15 minutos más.

Pasado el tiempo indicado, podremos retirar el pan de salvado del horno, desmoldarlo y esperar que se enfríe en algún sitio con buena corriente de aire. Les recomendamos que no intenten cortarlo cuando todavía esté caliente, pues es muy probable que se desmorone. Completamos este artículo con una recomendación de acompañamiento que deberían considerar, pues funciona de maravilla: ensalada de atún, una delicia para untar y qué mejor que hacerlo con el pan que acaban de aprender. ¡Buen provecho!