Sorprendente

El gran ausente en la boda de Elena Furiase que Lola Flores jamás habría permitido que falte

La figura rompió el silencio y explicó por qué su silla estaba vacía.
sábado, 25 de septiembre de 2021 · 05:00

Se cumple una semana de la boda que mantuvo en vilo a toda España. El espíritu de Lola Flores volvió a sentirse en un salón de fiestas después de muchos años, en la fiesta de Elena Furiase y Gonzalo Sierra, pero no contaron con la presencia de una persona fundamental para la familia de artistas. Se trata de aquel personaje que acompañaba fielmente a “La Faraona”, tanto en las noches de bingo como en la discoteca “Amnesia” de Ibiza.

Juan “El Golosina” se ausentó en la boda de la hija de Lolita Flores, porque su esposa de 88 años está muy delicada de salud. Cuando fue consultado por la “no invitación”, el humorista no podía entender la pregunta. Es un histórico amigo de la familia que jamás se perdió las ceremonias o fiestas importantes. Sólo un motivo de fuerza mayor, como la salud de su amada Magdalena, podía dejarlo fuera. Pero además, lucha contra una situación económica inestable. Confesó crudamente que “ya no interesa a nadie” su contratación. Es una persona que sigue peleando y que, sin perder el humor, aclara que todavía le alcanza para las “lentejas”.

Si es amiga mía de toda la vida.

Elena Furiase y Gonzalo Sierra.

Probablemente, la mayoría de los invitados conocidos en la boda de Elena Furiase y Gonzalo Sierra no fueron precisamente sus amigos, sino los conocidos de Lolita y Rosario Flores. Desde Charo Reina, hasta la familia Carmona, estuvieron presentes como prueba viviente de los tradicionales vínculos de esta querida familia. En este contexto, en el programa “Estando contigo” consultaron a Juan “El Golosina” por su ausencia, y finalmente reveló que tenía que ocuparse de las medicaciones de su esposa. “Hola” precisa que, desde que sufrió un accidente hace unos años, no levanta cabeza. La familia lo entendió, lógicamente, tal como el humorista estuvo siempre disponible para la matriarca de la familia. Era él quien se ocupaba de las noches de juego de Lola Flores, e incluso se salvó de su enfado cuando un cajero no le devolvió su tarjeta.

Lola Flores.

El momento más difícil de esta relación fue paradójicamente el inicial: Juan “El Golosina” interpretó a “La Faraona” en el pub de Mónica Randall. De acuerdo al portal “ABC”, la legendaria cantante de flamenco deseaba saber sobre aquel humorista que deslumbraba en la escena madrileña. En lugar de descontentarse, lo sumó a sus filas, y la amistad se tornó inseparable. Por ello, no le interesaba ni le daba desconfianza que perdiese su tarjeta. Pasaron noches épicas en Ibiza, el casino de Madrid, e incluso a la salida de la Iglesia con una peculiar visión de la esposa de "El Pescaílla". La última vez que fue consultado por esta relación, Juan “El Golosina” la definió como a su propia “familia”. Se había ganado el cariño de Lolita, Rosario, e incluso el de Antonio Flores.

Juan "El Golosina" en una de sus últimas intervenciones televisivas.

Sentía que ya, para mí, la vida no tenía sentido.

Después del fallecimiento de Lola Flores, el humorista se dedicó plenamente a su matrimonio. En 2014 ocurrió el grave accidente antes mencionado y, desde aquel entonces, sólo acompaña a su esposa en el dolor. Tal como añade “Hola”, Juan “El Golosina” reitera que no podía pasar los dos días de boda de Elena Furiase lejos de Magdalena. Requiere muchos cuidados y la ausencia lo habría hecho sentir culpable. Tampoco cuenta con los suficientes recursos en estos momentos de su vida. En una entrevista, señaló que está viendo desde abajo del escenario a toda una “legión nueva” de talentos que ya lo superan. “El Periódico” precisa que el humorista lamenta no tener el trabajo con el que antes contaba, pero al menos tiene una casa y una razón para vivir.