Sorpresivo

La misteriosa ausencia de Isabel Preysler en una gala literaria de Mario Vargas Llosa

El peruano trató de aclarar el motivo del distanciamiento de su pareja.
sábado, 25 de septiembre de 2021 · 04:15

La Universidad de Guadalajara recibió a una de las leyendas vivientes de la literatura esta semana. Se trata de una de las eminencias de esta institución, un hombre que probó todo tipo de disciplinas, desde el Derecho y la Literatura hasta la actividad política: Mario Vargas Llosa. Acudió a dar una charla en solitario, sin Isabel Preysler, ya que, tal como señaló hace una semana en Madrid, su pareja sigue muy triste por el fallecimiento de su madre.

La bienal que lleva el nombre del aclamado peruano desarrolló la cuarta edición de su historia, contando con la presencia de Leila Guerriero, Rosa Montero y otros importantes autores. La cátedra del ganador del Premio Nóbel organizó la competencia de obras literarias y desvelará a los ganadores próximamente. Ante la atención del auditorio, el escritor no dudó en enviar los mensajes políticos habituales y se distanció de aquella declaración sobre su infancia que preocupó a todo el mundo. Fue la última vez que habló, en medio del dolor por la pérdida de su suegra. Había responsabilizado a la Iglesia por un crimen que cometió un profesor contra él y que tan bien relató en “El pez en el agua”. 

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa.

En un contexto sanitario más sereno que hace un año, Mario Vargas Llosa decidió reaparecer en el festival literario que organiza su cátedra de la Universidad de Guadalajara. El aclamado escritor fue aplaudido por todos los presentes, mientras miraba algunas sillas vacías de ausentes que le habría gustado tener cerca. Según “ABC”, el peruano no contó con la presencia de Renato Cisneros y Gabriela Wiener por los impedimentos del gobierno de Perú. Tuvo algunas palabras al respecto de esta decisión política. Sin embargo, lo que más le dolió fue presentarse sin Isabel Preysler, quien recientemente confesó que todavía no superó la pérdida de Betty Arrastia y suspendió todos sus compromisos.

Entre estas responsabilidades estaba la de viajar a Guadalajara con su pareja. En lugar de ello, Isabel Preysler sigue en su casa rodeada de sus hijos. La están conteniendo, de acuerdo al portal “Chance”, desde hace aproximadamente un mes. Tamara Falcó sería el principal pilar de la socialité, pues el ganador del Premio Nóbel siguió asistiendo a los eventos en Madrid y en la universidad antes mencionada. Aquí tiene una gran responsabilidad, la de designar a los directores de la cátedra que lleva su nombre. Precisamente, hizo algunos cambios y luego se dedicó a debatir sobre la influencia de la literatura en la política. Para Mario Vargas Llosa, siempre que exista una barrera a la libre expresión, los libros serán el salvavidas de los pueblos.

Mario Vargas Llosa.

Los libros cuentan lo que no hacen los diarios

A lo largo de su trayectoria, ha descrito a los regímenes de Perú (“Conversación en la catedral”), República Dominicana (“La fiesta del chivo”) o bien Guatemala en su última novela (“Tiempos recios”). La búsqueda de la verdad que más incomoda al poder fue y sigue siendo una constante en sus obras.

A sus 86 años, seguramente busca un sucesor en esta bienal, y para ello deberá elegir entre cinco finalistas entre los que está nuestra Rosa Montero, de acuerdo a “ABC”. Las próximas galas del evento serán cruciales para conocer al nuevo ganador, y la pregunta sobre la vuelta de su pareja seguirá latente.

Otros enviados de prensa buscarán saber más acerca del relato de su infancia que conmovió a su público. De acuerdo a “El País”, sucedió mientras Mario Vargas Llosa estaba en el colegio. Se alejó de la religión por este motivo y solo un viaje hacia Israel lo hizo cambiar de opinión. Admite que la Iglesia es más abierta y receptiva con este tipo de denuncias, pero su experiencia sigue siendo dolorosa.