ALIVIO

Salvados por la campana: el Rey Felipe y la Reina Letizia huyen con éxito de un compromiso incómodo

Para el Soberano y la Consorte hay otros temas mucho más importantes.
sábado, 25 de septiembre de 2021 · 09:06

Palermo, la capital del antiguo reino de Sicilia, será la locación escogida para celebrar el esperado matrimonio entre Jaime Borbón Dos Sicilias y Lady  Charlotte Diana Lindesay-Bethune en tan solo horas, pero desde principios de esta semana, se especulaba sobre la posibilidad de que el Rey Felipe y la Reina Letizia asistieran a este enlace, tomando en cuenta los fuertes lazos consanguíneos y amistosos entre los Monarcas y el padre del novio, Pedro Borbón Dos Sicilias.

El punto máximo de controversia, en este sentido, tiene que ver precisamente con las excelentes relaciones entre este costado familiar y los familiares del Rey Felipe, de hecho, habíamos reflejado en una nota anterior que Pedro Borbón Dos Sicilias también mantenía una excelente amistad con los Eméritos y las Infantas Elena y Cristina, por lo cual, definitivamente, no era demasiado complicado intuir que toda la familia estaba cordialmente invitada y allí precisamente es donde radica el problema.

El Rey Felipe y la Reina Letizia fueron invitados a una boda que, más que motivo de alegrías, podría ser sinónimo de problemas.

La asistencia de unos u otros a este enlace nupcial estaba próximo a convertirse en un auténtico dolor de cabeza para Casa Real, si consideramos que el Rey Juan Carlos se encuentra exiliado, el trato entre el Rey Felipe y sus hermanas es casi inexistente y definitivamente, la Reina Sofía se encuentra en medio de los dos bandos y ninguno de ellos tiene vínculo alguno con la Reina Letizia. ¿Podría haber algo más incómodo que un reencuentro entre los Monarcas y sus relativos en medio de una boda?

Para evitar meses inacabables de centimetraje mediático y un verdadero derramamiento de tinta en todas las refacciones de prensa nacionales e internacionales, Zarzuela emitió el veredicto final para terminar para bien con toda esta situación incómoda tanto para el Rey Felipe y la Reina Letizia como el resto de sus familiares: ninguno del núcleo duro de la familia real asistirá al matrimonio.

Si reunir a los reyes y a la Emérita Sofía en un mismo lugar ya es bastante difícil, resulta imposible imaginar luego a las infantas y al Rey Juan Carlos en la ecuación.

Desde la revista "¡Hola!", se maneja la versión de las fuentes internas en palacio que aseguran que el Monarca y la Consorte no harán acto de presencia, debido al seguimiento exaustivo de la situación de emergencia que se vive actualmente en La Isla canaria de La Palma dónde se teme la posibilidad de una segunda actividad volcánica y las autoridades tanto locales y nacionales se mantienen en vilo, amén de lo contraproducente que resultaría después de semejante situación, una imagen de los reyes en un festejo real.

Para los reyes, el haber presenciado todo el escenario de devastación y después de recoger los testimonios de los vecinos palmeños, los impresionó sobremanera, y así lo expresó el Rey Felipe en algunas declaraciones a la prensa in situ, dónde dejó ver, con total expresión de consternación, el ánimo de solidaridad y apoyo frente al clamor de los locales que, ante la terrible contingencia, solo tenían una sola petición para los residentes de Zarzuela: "No nos olviden".

El Rey Felipe y la Reina Letizia han quedado muy impactados con los hechos de La Palma.

De la Infanta Elena y su hermana Cristina, nada trasciende, excepto el viaje de hermana mayor del Rey Felipe hacia Sevilla, para asistir a la emotiva inauguración de la nueva planta Onco-Hematología Pediátrica del hospital Virgen del Rocío de Sevilla, y su hermana se encuentra en Ginebra, reconstruyendo a su familia junto a Iñaki Urdangarin. Lamentablemente, la Reina Sofia, quien siempre ha destacado como la indiscutible representante española en estos eventos, tampoco asistirá y las razones hasta ahora se desconocen.

Podríamos decir que, en este sentido, la gran beneficiada sería la esposa del Rey Felipe, la Reina Letizia, quien pudo eludir semejante compromiso moral, aunque las razones que la mantienen fuera de este calendario de magnos eventos sociales le ha afectado en gran parte. Hasta el momento, todo se mantiene tal cual y los mundos siguen totalmente separados, sin posibles coincidencias a la vista.