INÉDITO

La Reina Letizia tiene temas pendientes que no podrá seguir posponiendo por el bien de la corona

Las asignaturas pendientes de la Monarca no pueden postergarse por más tiempo y este 2022 podría ser un buen año para resolverlos.
jueves, 13 de enero de 2022 · 06:00

¿Por qué tantos medios insisten en anunciar con tan pocos días en su haber, que el 2022 será el año de la Reina Letizia? Parece una aproximación temeraria pero no lo es tanto, al menos, no como algunos de los retos que se vislumbran en su futuro inmediato, cuando alcanza un nuevo peldaño de vida con cifra redonda. En septiembre de este año, la Soberana cumplirá 50 años.

"50 años es una bonita cifra para seguir intentando hacer las cosas bien en el lugar en que a cada uno nos corresponda", afirmó la Reina Letizia durante su nombramiento como "Alumna de Honor" de la Universidad Complutense de Madrid. Nos versa cómo encara ella una cifra que a algunas incómoda, mientras que otras asumen con resignación y por supuesto, hay quienes abrazan los años y las experiencias vividas como pequeñas batallas bien libradas.

¿Qué ha afrontado la Reina Letizia en sus últimos años como Monarca? Los prejuicios por su procedencia y el estigma de no haber nacido para gobernar. Desde sus días como Princesa de Asturias, la sombra de la gestión institucional brillante y sin tachaduras de la Reina Sofía ha marcado su propio camino, sin contar algunos temas sueltos como su impetuosa personalidad, los rifirrafes internos con su familia política y su propia forma de hacer las cosas, véase como ha formado a sus hijas, por ejemplo.

¿Qué enfrentará ahora? El pasado que retorna en la figura del Rey Juan Carlos, quien muchos afirman tocará suelo español este año, la adecuada preparación de la Princesa Leonor, quien permanece en Gales pero deberá ir a subiendo nuevos espacios dentro de sus funciones como princesa de Asturias y detrás de cada paso, evidentemente estará la Reina Letizia para guiarla.

Además, algunas luchas personales se mantienen abiertas. Hablamos por supuesto de separar de una vez por todas en una línea mejor delimitada, su vida pública de lo individual y principalmente lo familiar. Blindar a su familia de los ataques externos es sin duda un trabajo a tiempo completo que alterna con sus funciones como Reina Consorte, pero vale la pena. No es que en sus vacaciones privadas o en navidades, sus instantáneas ocuparán tabloides a lo Máxima de Holanda en las islas griegas, en lo que depende de ella eso nunca pasará.

Sin importar lo que el futuro próximo pueda traer al eterno presente, la Reina Letizia está preparada para asumir lo que haga falta. Su preparación es incluso validada por los sectores de oposición de la sociedad española y vale cada segundo del esfuerzo, pues ha sabido recoger la cosecha de una siembra de éxitos.