DEVASTADOR

Conmoción en la familia real, el Rey Felipe y la Reina Letizia de luto empezando el año

Para los Monarcas despedirse ha sido lo menos que han podido hacer ante la imposibilidad de estar presentes.
viernes, 14 de enero de 2022 · 07:49

“Queremos trasladarle nuestro pésame por el fallecimiento del maestro Jaime Ostos, especialmente querido y respetado en el mundo de la tauromaquia. En este momento tan triste, les hacemos llegar nuestro apoyo y cercanía para toda la familia”. Estas fueron las sentidas palabras con las que el Rey Felipe y la Reina Letizia extendieron sus condolencias a María Ángeles Grajal, viuda del torero Jaime Ostos quien ha fallecido en la ciudad de Bogotá, Colombia, a los 90 años de edad.

Jaime Ostos y su esposa, María Ángeles Grajal.

En estos momentos tan cruciales, el deceso de Ostos ha desencadenado innumerables manifestaciones de cariño y acompañamiento para su familia. Especialmente María Ángeles quien ha sido arropada por las condolencias, los pésames y palabras de consuelo ante la dolorosa pérdida y, en esta ocasión, el gesto del Rey Felipe y su Consorte no pasó por debajo de la mesa.

Según recoge la revista "Vanitatis", el próximo 20 de enero se llevará a cabo una misa funeral en la iglesia de Santa Bárbara para despedir al diestro. Convoca Grajal y los cuatro hijos de Ostos con sus anteriores parejas: Jaime, Gabriela, Jacobo y Gisela. Hasta ahora no ha trascendido si, más allá del cálido mensaje enviado desde Palacio, el Rey Felipe acudirá o no en representación de la Casa Real para dar un último adiós al maestro torero.

La carta de condolencias que envió La Zarzuela a la viuda de Jaime Ostos.

Jaime Ostos falleció el pasado 8 de enero en el país neogranadino, luego de disfrutar unas vacaciones navideñas de ensueño junto a algunos buenos amigos. Su esposa María Ángeles pudo confirmar que efectivamente se sentía muy pleno y tuvo oportunidad de conocer nuevos espacios, recorrer el mundo y disfrutar la buena vida antes de partir para siempre

Se contempla como parte de los actos memoriales que las cenizas del torero den la vuelta al ruedo de la Plaza de Toros de La Maestranza, en la localidad de Sevilla, para luego ser trasladado al cementerio de Écija, donde también reposan los restos mortales de sus padres. Todo un tributo a un gran maestro de la tauromaquia, cuyo máximo esplendor y auge de su carrera fue entre los años 60 y 80, y hoy se considera uno de los más grandes exponentes de este deporte.