PONIENDO PAÑOS FRÍOS

Irene Rosales lanza un pedido desesperado para salvar a Kiko Rivera

La extertuliana vuelve a ser quien intenta mediar en el caos.
domingo, 16 de enero de 2022 · 12:05

No sabemos qué pidieron los miembros del clan Pantoja cuando brindaron en Nochevieja, pero está claro que no fue paz. Lamentablemente, Isabel Pantoja ha comenzado con el pie izquierdo en todos los ámbitos de la vida y esta es la vez en la que creemos con más fuerza que el panorama no puede ser más complejo. Julián Muñoz en breve saldrá al ruedo con una serie documental que hará tambalear todo, pero a eso se le suma que Kiko Rivera ha roto definitivamente con su madre y con su hermana. Por todo lo anterior es que Irene Rosales, a su modo, ha roto el silencio.

Kiko Rivera tiene un doble discurso que complica aún más todo. Por un lado, asegura que quiere vivir en paz y pide que dejen de hostigarlo con preguntas vinculadas a su familia; pero por otro, utiliza sus redes sociales para enviarles a Isabel y a Isa duros varapalos. Irene Rosales ha sido interceptada por algunos reporteros de Europa Press y, casi corriendo, dio algunas declaraciones que dan cuenta de cuán mal la está pasando. No se detuvo para hablar con la prensa, pero tampoco hizo falta.

Tal como puede apreciarse en el adjunto, la excolaboradora de “Viva la Vida” ha pedido tranquilidad en este contexto de caos porque no quiere que la estabilidad de sus hijas todavía se altere más. Su propósito para este año es intentar estar fuerte y buscar su paz, pero realmente le costará bastante conseguir ambos objetivos teniendo en cuenta cómo está todo. La reportera que seguía a la modelo intentó que opinara algo sobre la situación familiar y en ese sentido Irene fue tajante, pidió disculpas y aseguró que “no entraría en nada”.

Es importante recordar que Irene Rosales se vio forzada a abandonar su espacio de trabajo justamente porque sus compañeros de plató la tenían como fuente de consulta permanente de la situación entre Kiko Rivera y su madre. Ella siempre intentó mantenerse al margen, jamás criticó a su suegra e hizo todo lo que estaba a su alcance para lograr que la familia estuviese unida, pero su esfuerzo no fue suficiente. Finalmente tuvo que retirarse para cortar con el hostigamiento y ya vemos que ni siquiera esa estrategia extrema fue suficiente.

Habrá que ver si el pedido de Irene Rosales surte efecto, pero nuevamente, tenemos la sensación de que sus palabras no bastarán. Su actitud es como la de alguien que intenta detener un tsunami con su simple presencia frente a la costa, lo cual sería un fracaso asegurado. Y es que mientras ella aboga por la paz y por la tranquilidad, el exalcalde de Marbella saldrá con los tapones de punta a contar todos los detalles más escandalosos de Isabel Pantoja y, mientras tanto, Kiko Rivera alimenta la brecha con todas las mujeres del clan en todos los canales que encuentra abiertos.

Otras Noticias