INSUFRIBLE

El papel de la Reina Letizia queda en entredicho por los profesores de Leonor y la Infanta Sofía

Nada como unas cuantas anécdotas para reflejar el lado más oscuro de la Monarca.
lunes, 17 de enero de 2022 · 02:15

Ahora que la Princesa Leonor reside en Gales para seguir con sus estudios de bachillerato en el UWC Atlantic College, es posible que el poderoso brazo de la Reina Letizia no logre influenciar las políticas de este prestigioso centro de estudios tanto como ella quisiera, y como en efecto sucedió durante todos los años en los que tanto la heredera como la Infanta Sofía estudiaron en el colegio Santa María de los Rosales en Madrid.

Desde que las hijas de la Consorte fueron matriculadas allí para formarse académicamente, las historias nunca cesaron. Los reyes en aras de proteger a las niñas, protagonizaron algunos hechos que al principio resultaron convenientes a los padres, para luego convertirse en un auténtico dolor de cabeza incluso para el conjunto de profesores que hacen vida en esta institución escolar.

La Reina Letizia, es quien mayores demandas ha exigido y el Colegio ha debido actuar en consecuencia. ¿Cambios del menú escolar? tema superado, ¿una valla de más de  2 metros de altura para preservar la privacidad de la futura Reina y la Infanta? ampliamente difundido, así como la prohibición del uso de móviles en toda la institución. Una cosa es intervenir para "mejorar" ciertos temas estructurales del recinto educativo y otra muy distinta es interferir con los métodos de enseñanza de los profesores y la forma como imparten clases a los alumnos y este es precisamente el peor tema que debieron enfrentar los maestros que tuvieron a Leonor y a Sofía entre su alumnado.

Por decisión de la Consorte, dinámicas entre alumnos y profesores que incluía hacer ensayos sobre su vida fuera del colegio, y responder preguntas del estilo "¿A que se dedican tus padres?" Quedó inmediatamente fuera de lugar como parte de los procesos de socialización de los alumnos. No es que la Princesa Leonor y la pequeña Sofía quedaban aparte de la dinámica, es que nadie podía hacerla en presencia. Esto para proteger por supuesto la posibilidad de que las niñas pudieran exponer "información delicada", quizás como el color de las vajillas en el Pabellón del Príncipe o el color de la habitación de cada una.

Pero si existiera algo peor que esto, nada supera a una madre en extremo involucrada en el proceso de aprendizaje de sus hijas. En el caso de la Reina Letizia, según medios como "Moncloa" pretendía visitar el Santa María de los Rosales cada 10 días, a fin de escuchar por parte de los profesores un informe completo sobre la evolución semanal de las niñas. No se sabe a ciencia cierta cómo lograron zafarse de aquello, pero la verdad es que 10 días es muy poco tiempo para poder dar reportes exhaustivos.

Todas y cada una de las imposiciones que la Reina Letizia ha implantado en este prestigioso colegio, han resultado imposibles, no solo para los propios alumnos sino incluso para los padres que se han quejado de favoritismos y los docentes, quienes han debido alterar todo su ritmo de trabajo para adaptarse a tan solo dos alumnas del centro. Habrá quienes esperen impacientes la graduación de la Infanta Sofía de este centro, pues significará que a su salida todo volverá a la normalidad, pero para la Monarca no hay arrepentimientos, todo ha valido la pena y volvería a hacerlo si fuera necesario.