Histórico

El extraño suceso que ayudó a Camilo Sesto a cambiar el destino de su carrera gracias a Miguel Bosé

El alicantino le habría agradecido hasta el final de su vida por el inolvidable éxito que alcanzó en los inicios.
lunes, 3 de enero de 2022 · 03:45

Los primeros años de fama mundial de Camilo Sesto estuvieron marcados por las historias románticas, tan melodramáticas y emotivas, que deslumbraban a los fanáticos. “Vivir así es morir de amor”, “Perdóname” y otros tantos hits de la época dejaron claro que el valenciano tenía una mente soñadora. No obstante, necesitó la ayuda de Lucía, la madre de Miguel Bosé, para quedar en la primera línea de los más escuchados. Además de la magia que entrega el recuerdo de “Amar amar” que le dedicó, existe una canción inolvidable sobre una mujer que paradójicamente no conoció.

Lucía Bosé y el genio de las baladas pasaron mucho tiempo juntos. En una de sus reuniones, Camilo Sesto no tuvo mejor idea que componer “Melina” en honor a una amiga que la italiana hizo en sus incontables viajes artísticos. La actriz le habló maravillas sobre ella, casi como deseando que la conociera, pero lamentablemente lo último que pudo saber fue que un Gobierno dictatorial de Grecia hundió su futuro. Luego, la historia la puso en el lugar que merecía: fue ministra de Cultura. En ese cargo, reclamó por el Partenón de Atenas y se creó una fundación en su honor, por la valentía que demostró en vida.

La desconocida mujer que deslumbró a Camilo Sesto

La historia de “Melina” fue tratada como una auténtica leyenda por Camilo Sesto. El oriundo de Alcoy le escribió como si se tratase de un personaje de Homero, luchando y volviendo a su patria, contra los vientos y mareas de la dictadura griega de finales de los 60. Según “Heraldo de México”, la activista se vio obligada a exiliarse en Francia para salvar su vida, y esto sirvió de inspiración para que el compositor le escribiera. En ello fue clave Lucia Bosé, amiga o supuesta pareja del cantante. Desde que se conocieron en 1971, la gran diferencia de edad no impidió que su relación creciera.

Camilo Sesto.

La actriz ya estaba consagrada como una figura, pues además venía de separarse de Luis Miguel Dominguín, en tanto el compositor era un jovencito prometedor de las baladas. Si bien nunca confirmaron su historia, “Mujer Hoy” precisa que “Amar amar” es la prueba perfecta que dejó el valenciano en el camino. También existe un libro de poemas de ella que habría intentado musicalizar en su momento, por lo que fue una indudable fuente de inspiración. Aún en sus últimos días, Camilo Sesto habrá estado profundamente agradecido a Miguel Bosé, puesto que la madre le contó sobre Melina para que le rindiera frutos en su disco “Amor libre”. Luego, el genio de las baladas hizo lo propio al componerle canciones al autor de “Amante Bandido”.

Melina Merkouri.

Tú naciste para querer, has luchado por volver.

Los versos de “Melina” dicen mucho de lo que influyó Lucía Bosé en el alicantino. El álbum señalado fue un éxito en todo el mundo, igualando los precedentes de “Algo de mí”, “Algo más” y preparando el terreno para el inolvidable “Jesucristo Superstar”. Por lo tanto, la madre de Miguel Bosé y la admirable Melina Merkouri le dieron a Camilo Sesto el empujón que necesitaba. Lamentablemente, el cantautor vivió para ver el sufrimiento que le produjo la dictadura de Grecia y también el cáncer de pulmón que puso fin a su vida. Era “libertina y soñadora”, según “El Heraldo”, dos puntos esenciales para enamorar a este romántico impenitente. Su mayor huella en la historia quedará marcada por el reclamo que le hizo al Reino Unido por el Partenón de Atenas. Lo comparó, magistralmente, con el Taj Mahal y otros sitios emblemáticos para retratar el significado de la identidad de una nación como la suya. Según la “BBC”, aún en estos días es un ejemplo de valentía por las restituciones históricas.