Polémica

La decisión que tomó Raphael cuando el público de España puso su carrera contra las cuerdas

“El Niño” sintió los reproches del público tras una sucesión de tensos momentos.
domingo, 9 de enero de 2022 · 05:00

Llegó el 2022, y Raphael se encamina a cumplir 63 años arriba de los escenarios. El artista viene de pasar un año fabuloso, lleno de conciertos por toda la península que mostraron que está más vital que nunca. Pudo ver el reconocimiento del público tradicional y de jóvenes que aprendieron a quererlo, por lo que su relación con los fanáticos se renovó. Sin embargo, existió un momento donde creyó necesario partir de España y hacerse conocido en América por una razón personal. Se aprecia aún en estos días que logró una gran complicidad en aquella región: reivindicó que tiene “en carterísima” recuperar las fechas en Colombia que se suspendieron en 2020.

“El Divo de Linares” sintió que debía conquistar América al ver que el público de España “le quedaba pequeño”, algo que justifica aclarando que podía generar cansancio en la península. A pesar de su corrección, el hecho se relaciona directamente al episodio del lanzamiento de tomates. Percibió desde cerca que una parte de la gente lo rechazaba y, debido a esto, decidió cambiar de aires. El incidente, concretamente en Albacete, también tuvo su parte de responsabilidad. Manifestó impiadosamente su arrepentimiento por aceptar el show.

Raphael en su juventud.

Raphael y su particular relación con el público de España

“El Niño” ingresó al mundo de la música sabiendo prácticamente todas las buenas y malas prácticas de los escenarios. Desde muy pequeño frecuentó los teatros de Madrid, un camino que indudablemente le sirvió para convertirse en un artista, pese a la desaprobación de su familia. Lo que Raphael nunca imaginó es que la magia del público podía agotarse. La difamación por su relación con Franco y algunos episodios lo acercaron a América, según “Vanity”. Aquí encontró casi definitivamente su “segunda casa”.

En varias visitas del autor de “Yo soy aquel”, hizo especial referencia al cariño que le demostraron en Estados Unidos y toda América Latina. Ya se siente parte de la vida de muchos sudamericanos, por lo que espera regresar más pronto que tarde. Según “EFE”, se sigue lamentando por haberse ido “volando” de Colombia, cuando inició la pandemia en marzo de 2020. En el resto de su carrera, la situación fue inversa. Raphael se instaló más tiempo en esta región del mundo y se aisló de su familia. Tenía una casa en Miami que muchos españoles la vieron como un refugio del desprestigio sobre su nombre que creció en los años 80.

Raphael.

El estilo del “Divo de Linares” nunca fue bien visto por la llamada “Movida madrileña” que Pedro Almodóvar y otros genios protagonizaron. Raphael asegura que en aquella época fue mejor que sus compatriotas descansaran, para volver luego ante un Santiago Bernabéu lleno de gente. Como precisa “Vanity”, la etiqueta de ser “hijo del franquismo”, mientras otros (como Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat) se exiliaban, le costó muy caro. En el concierto donde recibió tomates como moneda de cambio, sus declaraciones sobre la democracia generaron rechazo. Convocado en los Festivales de España de 1977, de acuerdo a “El País”, su prestigio tembló. Los lanzamientos de piedra y otros objetos hicieron imposible continuar una actuación que prefiere olvidar.