JESÚS QUINTERO

Jesús Quintero fallece a los 82 años, se apagó una de las grandes voces del periodismo

La noticia fue confirmada por sus familiares.
lunes, 3 de octubre de 2022 · 15:13

El loco de la colina se marchó de forma repentina este lunes. Jesús Quintero almorzó por última vez, se fue a la cama y prolongó su descanso. A los 82 años de edad, el periodista falleció en su residencia Nuestra Señora de los Remedios. ABC contactó con familiares y confirmaron que recién había sido operado de una patología cardiaca y padecía de una afección respiratoria.

El comunicador le entregó su vida a la radio y la televisión. Le obsesionaba “ser honrado ante el micrófono”. Aunque quiso ser actor no pudo escapar de la locución. Así le gustaba definirse, como un “locutor”. Una vez, Rafael Santiesteban se le acercó y le dijo que su voz “llegaba a la última fila” y le habló de las posibilidades que podía alcanzar con ella en la radio.

Jesús Quintero, un apasionado de la locución. Fuente: (Foto de archivo).

Así dio sus primeros pasos en Huelva en la década de 1960. Su programa 15-18 junto a Marisol Valle fue exitoso en la programación de la radio pública en el momento de transición de la dictadura.

Pero los programas que llevaron al periodista a alcanzar el mayor laurel y con los que revolucionó a su país e incluso llegó a romper fronteras fue con El hombre de la roulot y El loco de la colina.

Jesús Quintero también presentó el programa Trece noches en Canal Sur en el año 1991. Fue un excelente conferencista y una de las aulas de la Universidad de Málaga lleva su nombre. Además trabajó como productor de Soledad Bravo y de Paco de Lucía.

Jesús Quintero junto a Antonio Gala. Fuente: (Foto de archivo).

En su niñez, su madre siempre le decía que “era más raro que un perro verde y un ratón colorado”. Nombres que más tarde usó en sus programas. De hecho, en una entrevista para ABC recordó: “Con siete años quería ser protagonista en el entierro de mi abuelo. Todos me miraban y les daba pena ver a un niño detrás del féretro camino del cementerio”, dijo.

Jesús Quintero logró entrevistar a cientos de desconocidos. Se compró una roulotte y la convirtió en un estudio rodante. Recorrió numerosos pueblos de España porque quería transmitir “el latido de la vida cotidiana”. Así conversó con gente que pescaba truchas, solitarios, perdedores, todos tenían algo qué decir.

La locura

Su apodo de “el loco de la colina” se convirtió en su peor espejo. Jesús Quintero sufrió depresiones y pasó un año sin levantarse de su sofá. “Estuve mucho tiempo en el callejón del agua mirando al vacío y he estado en psicoanálisis más de veinte años. Abandoné todo por la depresión”, contó en una entrevista.

La única manera que halló para salir de ese agujero fue gracias a la ayuda de un psicoanalista de Sevilla, quien fue director de un manicomio. “Es verdad que estuve a punto de volverme loco. Yo siempre fui muy creativo, quería ser verdad”, llegó a confesar.

Más de

Otras Noticias