INFANTA ELENA

La Infanta Elena y Mario Vargas Llosa, el plan especial que dejó afuera a Isabel Preysler

El escritor tuvo un lapsus.
martes, 15 de noviembre de 2022 · 02:45

Hace unas semanas, Mario Vargas Llosa hizo un festejo a lo grande en las afueras de Madrid para celebrar por segundo año consecutivo un encuentro por la cultura en libertad que organiza la Cátedra Vargas Llosa. Lo acompañó Isabel Preysler y estuvo rodeado de la crema y nata de la sociedad madrileña. Ahora el Nobel recibió un reconocimiento de manos de la Infanta Elena.

Para nadie es un misterio que el escritor es aficionado a la tauromaquia. Es por ello que le otorgaron este año el premio Capote de las Artes 2022. Para la infanta Elena fue un honor ceder tal reconocimiento al autor de La fiesta del chivo, quien es un apasionado por este arte y que desde niño lo lleva en su corazón, pues sus tíos y sus abuelos eran muy aficionados. 

Mario Vargas Llosa y la Infanta Elena compartieron toda la noche. Fuente: (Gtres).

El acto se realizó en el hotel Wellington que es considerado por excelencia "el hotel de los toreros". A pesar de la grata compañía del escritor, la gran ausente fue Isabel Preysler, quien no acompañó al Nobel en tan importante cita. 

La Infanta Elena y Miguel Abellán subieron al escenario para entregarle el capote a Mario Vargas Llosa. Posaron para las cámaras y luego él concedió un discurso de agradecimiento. "Hay un elemento misterioso en los toros, es algo que no se puede explicar, algo que se siente, que transporta profundamente, y al mismo tiempo no pasa por la razón, pasa por la emoción, por la intuición. No es solo la belleza del espectáculo, esa especie de entendimiento que llega a crearse entre el toro y el torero en una gran faena, sino que ese espectáculo nos remite a ciertas situaciones existenciales. De alguna manera, la condición humana se expresa ahí entre la vida y la muerte, que da a los toros una dimensión profunda y misteriosa", dijo.

La Infanta Elena y los presentes rieron con Mario Vargas Llosa. Fuente. (Gtres).

Al final de su intervención se refirió a la Infanta Elena como "Princesa Doña Leonor" y las risas no se hicieron esperar. El escritor tuvo un lapsus mental, un despiste que quedará para la memoria y que Isabel Preysler se perdió. 

El trágame tierra de Mario Vargas Llosa quedará en la memoria. Fuente: (Gtres).

El favorito del Nobel

Mario Vargas Llosa reconoce que que vio a grandes toreros como Dominguín y los hermanos Bienvenida, que tenían mucha fama en Perú, pero: “Si tengo que elegir uno, me quedo con Ordóñez, el más profundo y deslumbrante en su elegancia y sabiduría y gracia”.

Otras Noticias