REINA ISABEL

El plan maestro de la Reina Isabel para callar a sus detractores

La Monarca del Reino Unido no está dispuesta a claudicar fácilmente.
sábado, 14 de mayo de 2022 · 05:45

Que la Reina Isabel no sea noticia ya es una primicia en sí misma. Y es que todo lo vinculado a ella resulta relevante, probablemente porque resulta insólito que a sus 96 años siga a cargo del Trono británico y sin intenciones de cederlo a favor de su hijo, el Príncipe Carlos, quien probablemente no puede creer que todavía no le haya llegado el momento de ser el Monarca, un rol para el que se ha preparado a lo largo de sus 73 años.

La edad y la salud de la Reina Isabel son materia de especulación constante. Son muchos los que esperan que en cualquier momento anuncie que le cederá el lugar a su retoño, pero la realidad es que esa fecha no llega y ella sigue demostrando que está en perfectas condiciones para seguir en el ejercicio del poder. Sin embargo, hace algunos días hubo un cambio de planes que encendió las alarmas del mundo entero y se temió lo peor: no asistió a la apertura del Parlamento de este año y el Príncipe Carlos la reemplazó.

Reina Isabel
La Reina Isabel en la Royal Windsor Horse Show.

En un comunicado oficial, la Casa Real informó que Su Majestad no acudiría a uno de los eventos más importantes de la agenda monárquica por sus ya conocidos problemas de movilidad. La decisión se tomó luego de que su médico lo recomendara y ella terminó aceptando a regañadientes. No obstante, en la ceremonia se dejó en claro en todo momento que el poder seguía siendo suyo y que la presencia del Príncipe Carlos no era más que un simple remplazo. Con el fin de que no comenzaran las especulaciones en relación a su abdicación, cosa que sucedió de todos modos.

Pero para terminar con los rumores de enfermedad y debilidad, la Reina Isabel retomó su agenda oficial asistiendo a su evento favorito: la Royal Windsor Horse Show. Es ampliamente conocido que la abuela de Harry y Eduardo siente pasión por la hípica y no podía escoger mejor ocasión que esa competencia para demostrarle al mundo que estaba tan estupenda como siempre. En adjunto puede apreciarse que se deleitó con el espectáculo desde su vehículo y que su semblante era el de una persona en perfectas condiciones. No dejó de sonreír, usó gafas de sol y se pintó los labios; todas señales de que no está ni cerca de padecer todos los trastornos que ya se le adjudicaban.

Para bien o para mal, el Príncipe Carlos tendrá que seguir esperando. La Reina Isabel se mantiene tan firme como siempre y, lo que más importante, con ganas de seguir haciéndose cargo del Trono del Reino Unido. Parece que lo que la alejó de la apertura del parlamento fue un inconveniente menor, pues solo en cuestión de días todo volvió a la normalidad. Hay Reina para rato y quien crea lo contrario no tiene más que mirar las fotografías y la sonrisa despampanante de quien aparece en ellas.