CHARLÈNE DE MÓNACO

Charlène de Mónaco y el Príncipe Alberto, la insólita imagen que habla por sí sola

Este gesto entre la pareja, que impresionó a todos, tiene más de una interpretación.
jueves, 23 de junio de 2022 · 19:00

Este miércoles 22 de junio, la Princesa Charlène de Mónaco nuevamente acapara la atención de la prensa y los grandes titulares, aunque no por las razones acostumbradas, sino precisamente por el hecho más sorpresivo hasta la fecha y que esta vez estelarizó junto a su esposo, el Príncipe Alberto, en su esperado viaje de desconexión a Noruega, donde la pareja y sus hijos fueron cálidamente recibidos por los reyes Harald y Sonia y el Príncipe heredero, Haakon, quienes los recibieron cálidamente a su llegada.

El Príncipe Alberto y Charlène de Mónaco callan las especulaciones y rumores con un cariñoso beso en Oslo. (Foto: Vanity Fair)

Lo que nadie esperaba es que este desplazamiento hacia tierras nórdicas viniera acompañado de notables muestras de cariño y complicidad que no habíamos podido ver en un año. Despúés de su desembarque y de las posteriores salutaciones, las cámaras presentes en la primera actividad del día en el Museo Fram, junto al príncipe Haakon, en la inauguración de la exposición 'Navegando el mar de la ciencia', captaron a Charlène de Mónaco y al Grimaldi fundidos en un beso cariñoso que denota mucho, para bien y para mal, de acuerdo al ojo con que se mire este gesto distendido entre la pareja.

Un beso en público es una de esas declaraciones de amor definitivas que, en el mundo de las figuras públicas (cómo sucede en el caso de la sudafricana y su esposo), particularmente podría obedecer a un intento abierto de su parte para acallar rumores. En el caso de los príncipes, versa sobre una presunta crisis matrimonial y su vida por separado, sostenida apenas por la responsabilidad institucional. Sin embargo, aún intentan permanecer fuertes y, a instancias del Principado, esto es todo lo que importa.

El Príncipe Alberto y Charlène de Mónaco junto a la familia real de Noruega. (Foto: Vanity Fair)

"Estoy muy feliz de estar de vuelta en Mónaco con mi familia. Recibí cientos de mensajes positivos y cálidos cuando estaba lejos y les agradezco su apoyo” fueron las primeras palabras de Charlène de Mónaco una vez que puso pie en territorio monegasco, y si en algo ha sido constante, es en dejar en claro todo el cariño y apoyo que recibe por parte del Principe Alberto, aunque en principio él mismo no se mostró demasiado recíproco en hacer frente a los medios de la forma en la que la Princesa sí lo hizo.

Sin importar las interpretaciones ante este cálido gesto, los hechos hablan por sí solos y, en el presente, Charlène de Mónaco, aún más recuperada, parece estar lista para dejar sus horas más oscuras atrás y volver a la vida pública de la mano de su esposo, en un intento por recuperar el tiempo perdido en lo institucional y especialmente en lo familiar.

Otras Noticias