REINA LETIZIA

La batalla más personal de la Reina Letizia y que le ha costado la tranquilidad en los últimos años

El paso de la Soberana por Casa Real terminó siendo un mal necesario.
domingo, 3 de julio de 2022 · 09:05

Para nadie es un secreto que la Reina Letizia siempre tuvo cierto carácter que nunca gustó entre los miembros de su familia política. Desde el primer día de su incorporación como miembro de la familia real Borbón, ha hecho gala de su temple con algunos momentos que hasta hoy se recuerdan, pues, a pesar de que hoy por hoy ha encontrado su lugar dentro de Casa Real y ejerce su trabajo de representación con total seguridad, para llegar a este punto ha sido un camino bastante tortuoso.

¿Cuántas veces sus desencuentros con el Rey Felipe han generado rumores de crisis de pareja y proyecciones sobre divorcio en el futuro de la Reina Letizia? Muchas a decir verdad y no ha debido ser fácil, pues la verdad es que, desde siempre, su tirantez familiar con el resto del clan Borbón fue más que evidente, sus imposiciones dentro de La Zarzuela con estrictas reglas, incluso hasta en las dietas que debía seguir su propia familia, el modelo educativo que ha impuesto a sus hijas, entre otras contemplaciones, son muestra de cómo lleva ella las riendas en lo privado. Seguirle el ritmo ha sido un trabajo adicional y de tiempo completo para el Monarca.

El Rey Felipe y la Reina Letizia. (Foto: El Nacional)

Porque quien no nació para reinar debe esforzarse el doble, separar, por ejemplo, su rol como Consorte del de una Primera Dama, por ejemplo, fue todo un reto. Es verdad que en ocasiones ambas funciones se encuentran: una cosa es ser anfitriona de los y las acompañantes de los presidentes congregados a la Cumbre de la OTAN como "embajadora cultural" de España, frente a estos invitados de excepción, que ser una especie de mujer ornamental junto a la figura del Rey los 365 días al año. Las funciones de representación de Casa Real que hoy ejerce la Reina Letizia son parte de su propia agenda. Ella misma eligió el camino que quería transitar.

Las desaveniencias entre los reyes han sido notorias públicamente. (Foto: El Periódico)

Aunque digamos que en algunos temas ha tenido que ceder un poco, sobre todo, en cuanto a su personalidad imperante se trata. Insistimos en que la "crisis de las reinas" del 2018 con el lamentable espectáculo en Mallorca entre la Reina Letizia y su suegra, la Reina Emérita Sofía, fue el punto de quiebre. En su momento, internos del palacio filtraron que este incidente público, comunicacional y especialmente indignante para el Rey Felipe, casi le cuesta el divorcio a la Soberana.

La pelea entre la Reina Letizia y doña Sofía que dejó ojiplática a toda España. (Foto: El Español)

Sin embargo y pese a algunos traspiés en el camino, la experiencia ha prevalecido y, especialmente, ha enseñado a la Reina Letizia a contenerse, a mejorar en todos los aspectos posibles para lograr una mejor versión de sí misma en su papel institucional e intentar que cada objetivo alcanzado deje atrás aquellos desplantes, errores de protocolo, discusiones acaloradas y otros episodios que irremediablemente ya son parte de su historia. Hoy es un ejemplo a seguir de trabajo y constancia y los números no mienten.

Poco a poco va conquistando espacios y ganando voluntades entre los españoles y, aunque aún no ha alcanzado siquiera su primera década al frente de Casa Real, hasta la prensa extranjera reconoce su labor y entiende que su paso por esta institución fue el golpe de timón necesario para conseguir que Casa Real pueda subsistir en el futuro.

Otras Noticias