REINA LETIZIA

La nueva y odiosa comparación que vuelve a separar a la Reina Letizia y Doña Sofía

La Monarca actual y la Emérita no podrían ser más distintas, incluso en el trato con los demás.
martes, 5 de julio de 2022 · 11:38

Los tiempos definitivamente han cambiado no solo a nivel social y cultural, sino en temas de política y diplomacia y esto se ha hecho latente durante la Cumbre de la OTAN, donde la Reina Letizia protagonizó con mucha gracia y una soltura que no le vemos con frecuencia. Una actuación impecable que, por cierto, dista muchísimo de las formas en las que su antecesora, la Reina Sofía, se manejaba con sus invitados internacionales.

¿Cómo era el protocolo en aquellos tiempos? Es una pregunta que se han formulado en "La Sexta" y, en sus conclusiones, no han podido dejar a un lado las comparaciones en cuanto al desenvolvimiento de las dos reinas en ocasiones en las que, por ejemplo, daban cordial recibimiento a los presidentes y primeras damas de Estados Unidos.

La Reina Sofía durante la visita de Bill Clinton y su esposa Hillary en el año 2000. (Foto: Mujer Hoy)

En este sentido, la Reina Sofía siempre mantuvo un mismo comportamiento, pausado, ecuánime y hasta distante de acuerdo a lo que se estilaba para sus días de reinado. ¿Besos? ¿Abrazos? ¿Un toquecito en el brazo? ¡Jamás! La madre del Rey Felipe siempre extendió su mano y la estrechaba con una cálida sonrisa en el rostro, con un perfecto inglés para comunicarse y un porte fenomenal para lucirse. Démosle el crédito que merece. Su elegancia trasciende generaciones y hay quienes aún se identifican con sus modos y proceder tan propio de la usanza original.

La Reina Letizia es mucho más cercana que su antecesora, la Reina Sofía. (Foto: El Mundo)

Sin embargo, la Reina Letizia no se queda atrás. Ha probado en menos de una década que no necesitó nacer en cuna real para hacer el trabajo. Además, la rigidez protocolar ha debido ceder al paso de los nuevos tiempos, especialmente los que definen la misión y visión de la monarquía de Felipe VI. Así que, en estos encuentros de talla internacional, la Reina Letizia se pone un tanto "tocona" (en el sentido más amable de la palabra, debemos aclarar), le gustan las distancias cortas, recibe con los brazos abiertos, besa, da toquecitos amistosos y se ríe de algún chiste suelto. Lo hemos visto en varias ocasiones pero es en la reciente cumbre celebrada en Madrid donde mejor se le ha dado esto de la familiaridad con los invitados de excepción.

Dos estilos, dos formas de ver y entender el mundo conjugados en una misma puesta en  escena, mismos lugares y, por supuesto, las mismas razones. No queremos reflejarlo como una competencia entre la Monarca actual y la Emérita, pero sí remarcar las inevitables diferencias que destacan en el proceder de dos reinas españolas donde cada una en su estilo dió lo mejor de cada una para representar a España en lo más alto.

Otras Noticias