CARMINA ORDÓÑEZ

Tana Rivera, el orgullo de Fran Rivera por ser portadora del legado de Carmina Ordóñez

Los gestos y acciones la delatan.
viernes, 12 de agosto de 2022 · 05:00

En sus propias palabras, Tana Rivera se define como rociera, flamenca y taurina, todos rasgos que la hacen una auténtica hija de Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo. Hay algo más que le suma puntos a esta joven, aún muy desconocida para la prensa del corazón, y es su marcado estilismo, la frescura con la que ha sabido vivir y tomar sus decisiones. Esas son características que al releerlas despiertan otro recuerdo familiar: Carmina Ordóñez, su abuela paterna. 

La vida de Carmen Ordóñez fue y es polémica aún después de su muerte prematura de apenas 49 años. Es un hecho que no la tomó por sorpresa, debido a que ella misma siempre decía que no llegaría a los 50 por la intensidad con la que siempre disfrutó y experimentó su vida. La mujer que se convirtió en una de las más queridas, admiradas y hasta envidiadas de España fue también la madre de Fran Riverael gran heredero de una saga de toreros como los Ordóñez y los Dominguín. 

En una oportunidad, Tana Rivera comentó entre lágrimas que se sentía muy orgullosa de su abuela porque, al igual que ella, esperaba amar “Sevilla hasta el final de sus días”. La joven que recién fue mostrada oficialmente junto a su padre a sus 18 años, lleva una vida muy reservada de las cámaras, sin redes sociales, y bajo la inestabilidad de compartir su tiempo entre la casa de su madre, la Duquesa Eugenia Martínez de Irujo y su padre, el diestro leyenda. 

Tana Rivera. Fuente: (Instagram).

 

Tana Rivera, tras los pasos de su abuela Carmina Ordóñez

Una verdad que parece irrefutable es que Tana Rivera no solo se parece físicamente a su abuela Carmina. En su última aparición al público, el mismo Fran Rivera confesó que veía con sorpresa algunos gestos, expresiones y hasta decisiones que tomaba su hija y lo hacían recordar a su madre, que en sus últimos años de vida no se limitó a hacer todo cuanto quiso, aunque eso le causara algunas desdichas. 

En el caso de Tana Rivera, la joven aún no termina de darles una alegría a sus padres en materia de carrera profesional. Por ejemplo, en 2017 suspendió las pruebas para ingresar a la universidad, y Fran Rivera le impuso el castigo de quedarse sin fiesta de cumpleaños. A pocos años, la joven haría un segundo intento para aprobar la prueba y volvería a suspender, marchándose esa vez a un voluntariado en África que terminaría en estafas. El escándalo fue tal que hasta la Embajada de España tuvo que intervenir para que Tana fuese repatriada a su país. 

Carmina Ordóñez. Fuente: (Imágenes de Archivo).

Luego del incidente, Tana Rivera se instaló en España, puso el norte en estudios de Administración de Empresas y realizó algunas prácticas profesionales, apoyada por su madre y Fran Rivera. Por estos días, la nieta de Carmina Ordóñez es muy amiga de Victoria Federica. Recientemente se las vio compartir en un concierto y, por algunas fotos, se sabe que las noches de fiesta junto a Gloria Camila también han sido una realidad. Tal cual como viviría su abuela, entre diversión, aventura y pasión. Así es la vida de Tana y, por más que insista en esconderse, sus apellidos e historia familiar son suficientes para que la joven esté muy presente en los medios

Un nuevo evento sucedido este año trajo de vuelta el recuerdo de Carmina Ordóñez, gracias a una decisión de su nieta, Tana Rivera. Resulta que a inicios de este año, la hija de Fran Rivera se presentó con su novio públicamente: el empresario de nombre Manu Vega, 10 años mayor que ella. Tana, de 22, se mostró muy cariñosa y no se guardó ninguna muestra de cariño con el joven. Recordemos que, con apenas 17 años, su abuela se casó con el popular Paquirri, de 25, para luego separarse y seguir su camino al altar por dos veces más. 

Fran Rivera y Carmina Ordóñez. Fuente: (Imágenes de Archivo).

Aunque aún no hay fecha confirmada para formalizar la relación ni futuro consolidado para la joven, su frescura e hipnótica imagen cada vez que se deja ver por las cámaras de la prensa dan fe de que para Tana Rivera la vida es una y hay que vivirla con toda la intensidad y sin ningún remordimiento. El comentario de su padre también resulta una prueba de que él también está advertido de la personalidad arrolladora de la heredera de Carmina Ordóñez

Otras Noticias