CHARLÈNE DE MÓNACO

El oscuro porvenir que le espera a la hija de Charlène de Mónaco: aislada y sin futuro profesional

La Princesa Gabriella experimenta desde ahora lo peor de haber nacido en el seno de los Grimaldi.
miércoles, 24 de agosto de 2022 · 05:15

Gabriella Thèrése Marie Grimaldi es el nombre completo que recibió la adorable melliza de la Princesa Charlène de Mónaco, quien, a sus 6 años y junto a su hermano, el Príncipe heredero Jacques, se ha convertido en la consentida de los medios gracias a su burbujeante personalidad y carisma a tan corta edad.

Más allá de la ternura, subyace un destino por demás incierto. Unos lo atribuyen al mal augurio que siempre acompañó a los Grimaldi, otros a las inconsistencias y maneras retrógradas de la Ley Sálica que impiden a las primogénitas gobernar frente a un hermano varón. Lo cierto es que posiblemente, la Princesita sufra el irremediable destino de los "hijos de repuesto" en la familia real monegasca.

Charlène de Mónaco se ha convertido en la guardiana de su hija, tal vez previniendo el futuro que le espera. Fuente: (Instagram).

Para muestra, no existe mejor ejemplo que el de sus tías, las princesas Carolina y Estefanía. Detrás de todo el brillo y el glamour que las envuelve, especialmente a la primera, hay un trasfondo profundamente machista y pasado de color. Carolina, tal como la benjamina de Charlène de Mónaco, es mayor que el Príncipe Alberto y por supuesto debió ceder sus derechos sucesorios a favor de su hermano. ¿Pero cuál ha sido la vida que ha acompañado a las Grimaldi desde hace décadas? Por increíble que parezca, solamente una comparable a las royals medievales y así lo expone Mujer Hoy: "obligadas por el estatus a no ejercer profesionalmente sus estudios, les queda la beneficencia, el matrimonio y la moda", visto de forma llana, unas princesas ornamentales en toda regla.

Pero en la actualidad, la Princesa Gabriella enfrenta a su tierna edad otros temas que podrían traer consecuencias a futuro. Ya no basta con un posible futuro lleno de vacíos a nivel profesional y personal, sino un presente en el que las disputas internas entre adultos la llevan a ser parte de decisiones que no puede sopesar ni rebatir. La unión familiar que disfrutó con sus primos y hasta sus medios hermanos, Jazmín Grace y Alexandre, en el año de ausencia de Charlène de Mónaco, podría terminar con su madre de regreso.

La Princesa Carolina estuvo junto a su sobrina durante la prolongada ausencia de Charlène de Mónaco en Sudáfrica. Fuente: (Instagram).

El futuro de los hijos de Charlène de Mónaco

Recordemos que las relaciones entre Charlène de Mónaco y su familia política nunca fueron las mejores, distancia que pronto se trasladó a los hijos de las Grimaldi con respecto a la sudafricana. Siendo así, la esposa del Príncipe Alberto podría hacer lo propio con los Príncipes Jacques y Gabriella. Se entiende que es su legítimo derecho el de tomar resoluciones con respecto a la crianza de sus hijos, pero también caben ciertas dudas sobre ciertas motivaciones. Alejar a los niños del resto de sus familiares resulta verdaderamente contraproducente y aún así, todo indica que la exatleta adelanta pasos en esta dirección al convertir a la niña en su "mejor compañía" para asistir a eventos institucionales, poco interactivos o interesantes para una niña de su edad.

Aislada, desprovista de cierta "normalidad" familiar propiciada por las ausencias de su madre y un porvenir que no parecerá desmarcarse del que han tenido sus antecesoras, se teme que la Princesa Gabrielle tome el testigo de Charlène de Mónaco, en lo bueno, lo malo y en lo peor.

Otras Noticias