REY JUAN CARLOS

El día que la Reina Sofía pisó Abu Dabi frente a nuestros ojos y el Rey Juan Carlos ni se fijó

La Emérita podría decir que hizo únicamente lo que le correspondía.
jueves, 4 de agosto de 2022 · 06:45

Desde que el Rey Juan Carlos decidió hace dos años instalarse en Abu Dabi con una estancia que a sus efectos resulta francamente  interminable, nadie se atreve a dar por hecho que la Reina Sofía, tan acostumbrada a los viajes fuera de España, siquiera haya considerado una remota posibilidad de visitar a su esposo. Es de facto una posibilidad inexistente, tanto como asegurar que algo de cariño queda entre su matrimonio roto desde hace décadas. Pero, ¿qué tan sorprendente sería si decimos que la Emérita, fuera de toda sorpresa, ya ha puesto pie en este lejano Emirato?

Y decimos "fuera de toda sorpresa", porque si bien es cierto que la madre del Rey Felipe no está por la labor y nunca la veremos posar junto al Borbón, en sus días de reinado como Consorte en ejercicio, visitó este país del Medio Oriente en el mes de diciembre de 1981 como parte de sus actividades de representación a favor de la corona y frente a la nación receptora. ¿Cuál era el objetivo? Extender los puentes bilaterales entre ambas naciones, pues se sabe que este aliado es un gran productor de petróleo entre los mercados internacionales.

El Rey Juan Carlos y la Reina Sofía. Fuente: (Instagram).

Tal como podríamos esperar, en aquella visita realizada por el Rey Juan Carlos y la Reina Sofía, la sangre dulce del Emérito para atraer las simpatías de los jeques del mundo árabe, sirvió para abrir las puertas a negocios  y robustas amistades que por años alimentaron suspicacias. Detrás de algunos intercambios financieros entre el Rey Juan Carlos y sus pares, se movían una serie de transacciones que al día de hoy resultan turbias y han sido objetivo de investigaciones por parte de Fiscalía y Hacienda.

Sin embargo, las buenas siembras traen siempre buenas cosechas y las fantásticas relaciones entre el Rey Juan Carlos son las que permiten su estancia prolongada como el eterno invitado del Príncipe Mohamed bin Zayed Al Nahyan, por lo que su permanencia en Abu Dabi podría extenderse cuanto sea necesario, incluyendo varios años a partir de ahora. Un apoyo irrestricto que en principio el padre del Rey Felipe nunca recibió siquiera por parte de sus pares reales en Europa.

En sus días como reyes, los eméritos tuvieron un gran acercamiento con el mundo árabe. Fuente: (Foto de archivo).

Podría tratarse de dos, tres o hasta cinco años sin que el Emérito pueda regresar de forma definitiva a España y podría ser el mismo tiempo en el que la Reina Sofía permanezca tan apartada como sea posible de su esposo. Nadie podría pensar que desde aquella ostentosa visita a Abu Dabi en la década de los 80, 39 años después sería el enclave escogido por el exrey para pasar sus días en su solitario exilio.

Otras Noticias