ÁNGEL NIETO

Ángel Nieto, los amores que marcaron su vida aventurera

Vivió de manera intensa fuera de la pista.
viernes, 5 de agosto de 2022 · 04:30

La afición de Ángel Nieto no solo fue por las motos. Vivió una vida intensa. Le gustaban las fiestas, relacionarse con todo tipo de gente y tenía un gran éxito con las mujeres.

Su madre Teresa Roldán lo adoraba. Todos en la familia saben que era su favorito, su “ojito derecho”. Cuando el motociclista tuvo el accidente mortal en Ibiza justamente el 3 de agosto de 2017 decidieron ocultarle la noticia. Su hermano Manolo Nieto relata: “Si mi madre se entera de lo de mi hermano, posiblemente se hubiera muerto a la vez”. Durante muchos años guardaron el secreto. Le decían que Ángel Nieto estaba de viaje. Toda la familia se ocupó de no soltar ni una sola palabra.

Ángel Nieto fue una leyenda del motociclismo español. Fuente: (Foto de archivo).

Los amores inolvidables de Ángel Nieto

Pepa Aguilar fue su primera mujer. Ellos se conocieron de niños. Siempre se veían al salir del colegio. En 1975 se casaron en Madrid. Sus padrinos fueron Rocío Jurado y Pedro Carrasco. Ella se mantuvo en las fauces de la discreción. No le gustaba llamar la atención si no que dejaba que Ángel Nieto se ocupara de brillar.

Eso sí, entendía al pelo su trabajo. Lo acompañó durante su carrera y fue una gran compañera.  Después de 15 años se separaron, pero no legalmente. Su hijo asegura que cuando “era muy pequeño, su padre seguía yendo mucho a casa” y agrega: “Desde que mis padres se separaron yo no le he conocido una pareja a mi madre, al final eso quiere decir muchísimo”.

Ángel Nieto y Belinda, su  segundo gran amor. Fuente: (Instagram).

Tiempo después el motociclista se enamoró como “caballo desbocado” de Belinda Alonso. Era modelo y  tenía 14 años menos que él. Con  ella tuvo un segundo hijo, Hugo. Esa vez fue padre a tiempo completo. No vivía de viaje en viaje. Se escapaba con ella a su casa en Ibiza y fueron muy felices. Muchos afirman que Ángel Nieto era un conquistador empedernido y que no le  gustaba perder el tiempo.

Más de

Otras Noticias