REY FELIPE

El motivo por el que el Rey Felipe prefiere que la Reina Letizia y la Reina Sofía permanezcan separadas

El problema no es cuando las consortes están distanciadas, sino cuando están juntas.
domingo, 7 de agosto de 2022 · 06:53

Este jueves tuvo lugar en el Palacio de Marivent la muy esperada recepción ofrecida a las autoridades de las Baleares y a una representación de la Sociedad Balear que conglomeró según lo recogido por el medio Huffington Post a un total de 400 personalidades que asistieron al tradicional besamanos en el que tanto la Reina Letizia como la Reina Sofía brillaron particularmente, pero no precisamente por las razones adecuadas, sino por el fallo de protocolo más visible que incluso hizo impacientar al mismísimo Rey Felipe, frente a las cámaras, los invitados y bajo la complicidad de la Monarca y la Emérita.

La Reina Letizia y la Reina Sofía más cómplices que nunca en medio del besamanos. Fuente: (Instagram).

Las imágenes hablan por sí solas, parece que la relación suegra-nuera entre las dos Borbonas está en su mejor momento, y tal como han mostrado las imágenes de Casa Real, ambas disfrutaron este encuentro, cual dos niñas, riendo por lo bajo, con sonrisas, comentarios y mucho buen humor, cuestión  impensable en años anteriores donde la tirantez podía palparse en el ambiente. Por aquellos días, la actitud de las reinas ponía de los nervios a Felipe VI, pero ahora también le inquieta, esta vez por la razón contraria, pues parecen tan cómplices que les cuesta concentrarse cuando están juntas de lo bien que la pasan entre saludos y algo de amena conversación en momentos indebidos.

Sucedió que en medio de los correspondientes apretones de manos, uno de los invitados saludó debidamente al Rey Felipe y cuando iba en dirección a la Reina Letizia, esta se volteó para hablar con la Emérita. El hombre sin saber que hacer se quedó frente a ellas inmóvil y al no moverse, la fila comenzó a retrasarse. El Monarca, comenzó a darse cuenta y les dedicó a las dos mujeres su característica mirada desaprobatoria que las hizo espabilar y proseguir con el protocolo.

Aún con el regaño visual a cuestas, la Reina Letizia y la esposa de Don Juan Carlos hicieron lo mismo al menos dos ocasiones más, al reconocer entre las personas asistentes a algún conocido o persona cercana para dedicarles algún gesto especial y el debido agradecimiento por su asistencia.

Definitivamente, las mejores apariciones oficiales son aquellas en las que los reyes y la familia real muestran su lado más humanizado y distendido, pero en este particular debemos coincidir en que se les fue un poco de las manos, pero al menos dos temas quedaron refrendados a la vista de los presentes: la Reina Letizia y la Reina Sofía han tenido un gran momento y las tensiones familiares ahora parecen parte del pasado, al menos frente a los ojos de la prensa y la opinión pública.

Otras Noticias