ENRIQUE PONCE

Enrique Ponce preparado para cerrar el último capítulo pendiente con Paloma Cuevas

El torero va por todo en su nueva vida.
domingo, 7 de agosto de 2022 · 06:24

Aunque desde hace meses se alquila por una cifra increíble, La Cetrina; finca que tanta felicidad ofreció al exmatrimonio entre Enrique Ponce y Paloma Cuevas finalmente está en venta, como parte de la nueva vida que el torero diseña con su pareja. Vivir en el campo, definitivamente, no estaría en sus planes. 

Poco menos de dos décadas duró el matrimonio entre la empresaria y Enrique Ponce. Casados en 1996 y con dos hijas pequeñas de aquella unión, la expareja puso final a su relación, tras ser descubierta una presunta deslealtad del diestro con una joven estudiante de 21 años, llamada Ana Soria, con la que desde 2020 mantiene una relación que se prepara para avanzar a un siguiente nivel. 

La decisión de Enrique Ponce marca un capítulo final a ese último pendiente que le quedaba a su historia con Paloma Cuevas. Vender la enorme finca La Cetrina, ubicada en la región andaluza de Jaén sería el adiós definitivo para esta pareja que por casi dos décadas fue una de las más queridas de la prensa rosa. 

Paloma Cuevas y Enrique Ponce. Fuente: (Instagram).

Un letrero de “Cerrada” da la bienvenida a la propiedad que continúa bajo alquiler para ocasiones muy especiales, pues el precio por noche oscila por los 5.000 euros. Una cifra que vaticina lo que sería la negociación de su venta; una acción que por semanas se le atribuyó al cantante mexicano Luis Miguel, amigo muy querido de la expareja, pero que el medio La Razón desmintió hace poco, mediante las declaraciones del representante legal de Enrique Ponce

Enrique Ponce y Ana Soria. Fuente: (Archivo).

El motivo por el que Enrique Ponce decidió vender La Cetrina 

El citado medio detalló que la decisión final de poner en venta la propiedad estuvo en manos de Ana Soria, la pareja actual de Enrique Ponce, que no estaría dispuesta a encerrarse en el campo a su joven edad de 21 años. El torero de 50 años estaría dispuesto a cumplir la exigencia y con ayuda de sus abogados, inicia así la venta de la propiedad que no está publicada en ninguna inmobiliaria ni sitio web especializado en este tipo de ventas.

Otro motivo de la decisiva venta es el recuerdo de Paloma Cuevas en cada rincón de la finca. Las iniciales de su nombre se encuentran bordados en la ropa de cama, algunos platos y otros objetos de diseño que adornan y hacen única la permanencia en La Cetrina, para los inquilinos que gustosos pagan la alta cifra por disfrutar de sus espacios.  En la nueva vida de Enrique Ponce, estos recuerdos parecen ser más estorbos que una linda imagen de su pasado al lado de la diseñadora y madre de sus hijas. 

La Cetrina, propiedad de Enrique Ponce y Paloma Cuevas. Fuente: (Twitter).

El encantamiento de La Cetrina se extiende por más de 900 hectáreas 

La finca ubicada en San Juan ha sido escenario de muchos eventos familiares del pasado compartido por Enrique Ponce y Paloma Cuevas. Desde cumpleaños, las primeras comuniones de las dos hijas e incluso servir de refugio en los inicios de la relación entre Luis Miguel y Genoveva Casanova son algunos de los eventos que han sucedido en la enorme propiedad. 

Hectáreas de olivos, toros bravos, vacas, piscinas y hasta una réplica exacta de la plaza Maestranza de Sevilla son algunos de los detalles que hace único a este lugar en los campos de Andalucía.

Otras Noticias