ROCÍO JURADO

José Ortega Cano llora la intromisión de Rocío Carrasco en una historia que nadie puede negar

No fue uno ni fueron dos años.
lunes, 8 de agosto de 2022 · 05:45

Rocío Carrasco pretende borrar la historia de amor entre José Ortega Cano y su madre Rocío Jurado. Esta pareja dio el “sí, quiero” en febrero de 1995. Eran el matrimonio más famoso del corazón. Ese día que se casaron el torero resumió su romance con una frase: “Estamos tan a gustito”.

José Ortega Cano y Rocío Jurado el día de su boda. Fuente: (Instagram).

Para su hija fue una unión que trajo consigo muchas desgracias para La Más Grande. Esto lo ha expresado en su docuserie “En el nombre de Rocío”, espacio en el que le ha dedicado un capítulo al destrato que supuestamente el torero le infligió a la artista durante los más de 20 años que estuvieron casados. Lo ha llamado "desagradecido", "osado", "sinvergüenza", "agarrao", "el sin tarjeta" y otros desmanes que oscurecen la relación entre él y su madre. 

Este rencor que guardaba Rocío Carrasco por José Ortega Cano no solo quedó expuesto por las pantallas, al parecer la hija de Rocío Jurado llevó su venganza a tal punto de tacharlo y eliminar su existencia en el Museo de Chipiona. Amador Mohedano declaró que no hay referencias de su cuñado hacia “el gran amor de su vida” en el homenaje que se hiciera en su ciudad natal.

Rocío Carrasco se la juró a José Ortega Cano. Fuente: (Telecinco).

Para José Ortega Cano ha sido un acto de injusticia de parte de Rocío Carrasco. Cuentan que el diestro solo pudo derramar lágrimas ante este atropello. Además, para él resulta incomprensible que a partir de 1995 haya un vacío inexplicable en la vida de Rocío Jurado. El viudo se siente decepcionado de que un tercero se entrometa a la ligera en la historia sentimental que sí existió entre él y la cantante y que nadie puede negar.

Otro balde de agua fría para José Ortega Cano. Ahora se le junta la crisis de su matrimonio, el empeoramiento de su salud, la intromisión de terceros en su matrimonio con la artista y una prensa sin pudor. El Marte retrógrado no lo abandona.

Otras Noticias