REINA ISABEL

Las revueltas contra Reino Unido que trajo el deceso de la Reina Isabel: malos augurios y "robos"

Además, se pide al país vecino que devuelva dos joyas que nunca fueron obsequiadas a la Monarca.
domingo, 18 de septiembre de 2022 · 04:30

Se dice que la fortuna de la Reina Isabel solamente en joyería asciende a unos impresionantes 110 millones de libras esterlinas. De su glorioso inventario, la nueva Princesa de Gales, Kate Middleton, tendrá la mayor parte, pues por orden de acontecimientos estará llamada a gobernar en el futuro junto al Príncipe Guillermo. Pero quizás haya un par de estas preciosas joyas que la Consorte quiera conservar en reserva de forma preventiva, al menos que situaciones futuras le indiquen que irremediablemente deberá hacer uso de ellas. ¿Qué razones tendría la nieta política para evitarlas? Las peores que podría enfrentar cualquier supersticioso, entre pésimos augurios y mitos horrorosos sobre su origen.

Hablamos particularmente de dos diamantes de valor incalculable: las piezas Koh-i-Noor y Cullinan que desde centenares de años han estado rodeadas de acusaciones sobre posesión forzada que derivó en la pérdida de miles de vidas por concepto de conquistas a otros territorios y hasta vinculan conjuros de magia negra con ellas.

Se pidió que en la coronación el diamante Koh-i-Noor fuera removido del ataúd de la Reina Isabel. Fuente: (Instagram)

Las suposiciones regresan del pasado en forma de numerosos reclamos por parte del pueblo británico que observó con cierto espanto durante estos últimos días cómo estas preciosas gemas reaparecieron justamente sobre el ataúd de la querida Reina Isabel. De esa manera, se exige que sean devueltas al lugar donde se mantienen custodiadas y se mantengan alejadas de los restos mortales de la Soberana.

En el caso del diamante Koh-i-Noor, de origen indio y cuyo peso es de 105 quilates, hay una leyenda que data del siglo XIV y advierte que ningún hombre puede poseerlo a menos que quiera ser blanco de consecutivas desgracias. "Solo Dios, o una mujer, pueden llevarlo con impunidad", recogió con respecto a este tema el diario '20 minutos'. Posiblemente, Buckingham no haya hecho oídos sordos a la advertencia, pues la joya en cuestión está incrustada en la corona que perteneció a la Reina Madre, custodiada por la Reina Isabel durante su reinado y que ahora pasará a manos de la Reina Consorte, Camilla Parker.

Se acusa a la familia real de "robar" estas gemas de valor incalculable a sus excolonias y piden tras el fallecimiento de la Reina Isabel su devolución. Fuente: (Instagram)

Por otro lado, tenemos el diamante Gran Estrella de África. Esta hermosa piedra es una pieza extraída del Cullinan, el mayor diamante tallado del mundo hallado en Sudáfrica en el año 1905.  En la actualidad tiene forma de gota y fue añadido al Cetro del Soberano con la cruz que lució la Monarca, en su día de coronación. Sobre el magnífico diamante se desata cierta controversia, pues según los hechos relatados por el diario 'El País' varios países reclaman al Reino Unido que las piedras preciosas sean devueltas a sus países de origen. Por lo tanto, aseguran que fueron robadas por la familia real y el reino británico, por lo que no habría sido un obsequio por parte de las excolonias, como se difundió siempre.

Por supuesto, ninguna de las peticiones de carácter histórico han sido escuchadas ni tampoco hay esperanzas de que suceda nada similar en el futuro, pues en consideración a lo expuesto en 2010 por el primer exministro británico, David Cameron, "Si accediéramos a todas las peticiones, el Museo Británico se quedaría vacío". Los descendientes de la Reina Isabel seguirán en posesión de estás míticas y controversiales gemas.

Otras Noticias