INESPERADO

La Princesa Leonor, de la rezagada de Europa a la gran competencia con otras "Royals" de su edad

Eso que tiene la heredera, a sus pares les falta, y mucho.
sábado, 10 de julio de 2021 · 02:30

Una nueva generación de princesas toma al mundo por sorpresa con sus personalidades particulares y su interés por temas acordes a los tiempos actuales, en contraposición con los tiempos analógicos que marcan el paso de las instituciones que representan. La Princesa Leonor, Amalia de Holanda, Ingrid Alejandra de Noruega, Elizabeth de Bélgica y Estelle de Suecia, no sólo están llamadas a gobernar por derecho de nacimiento, sino que tienen ante sí un nuevo papel de cara al futuro: ser líderes de cambio con su ejemplo y acciones.

La edad adolescente puede ser difícil para cualquiera, pero nacer en una cuna monárquica puede complicar las cosas y, sin embargo, estas "royals" poco a poco demuestran que están a la altura del compromiso. Entienden a la perfección el papel que les ha sido encomendado, la expectativa que generan ante las naciones que las vieron nacer, y la atención que despiertan en cada paso que dan. Ellas se esfuerzan en hacer el mejor trabajo posible.

El primer acto en solitario de la Princesa Leonor fue aplaudido por la prensa nacional e internacional.

En el caso de nuestra representante, la Princesa Leonor, en años anteriores se la consideraba como la heredera con más desventaja de Europa, pues en comparación, su personalidad y su imagen institucional distaban de la efervescencia natural de otras pares reales. Pero, en un giro inesperado de los acontecimientos, es ahora la española quién toma la delantera frente a otras herederas. De las mencionadas, es la única que hasta ahora sin contar con la mayoría de edad preside patronatos, sin contar con que viajará al extranjero en solitario para estudiar fuera del resguardo del palacio real.

Este no es el caso de la Princesa Amalia de Holanda, hija de la Reina Máxima y el Rey Guillermo, a quien por cierto comparaban con la Princesa Leonor por sus personalidades tan distintas. Para la espontánea heredera, el plan es distinto: sus padres priorizaron, en su caso y en el de sus hermanas Alexia y Ariane, la posibilidad de proveerles una infancia y juventud lo más normal posible antes de unirse a sus padres en la conducción de la casa Orange-Nassau.

Siempre se señaló a la Princesa Amalia como más efervescente e independiente que la Princesa Leonor.

Actualmente se encuentra en el epicentro de la controversia, tras conocerse que sin aún atender a obligaciones reales a favor de la Corona, obtendría una asignación anual de 1.6 millones de euros anuales. Para intentar apaciguar la indignación del pueblo holandés decidió rechazar este salario mientra no tenga compromisos institucionales asignados.

Por su parte, tenemos el caso de Ingrid de Noruega, otra joven "royal", a quien han comparado con la Princesa Leonor porque ambas son hijas de madres plebeyas. Se trata de una joven sumamente discreta y comprometida con el servicio a su país, pero con ciertos grados de dificultad en cuanto a su vida personal: su madre la polémica princesa Mette-Marit, conocida por su pasado escandaloso para los efectos de la corona nórdica, parece de fibrosis pulmonar, condición que la ha confinado a la más estricta privacidad.

En comparación con la Princesa Leonor, Ingrid de Noruega tiene un futuro bastante atropellado.

Sus abuelos, Harald y Sonia de Noruega, son los actuales monarcas que dirigen al país, pero por su avanzada edad, muy poco se hacen presentes en apariciones públicas, situación qué obliga a Ingrid a apurar el paso para convertirse en Reina algún día. Debe nivelar su vida escolar, con un futuro ingreso a la vida castrense y el incremento de sus apariciones públicas en representación de la familia. ¡Menuda agitación!

Hay quienes se preguntan cuando la Princesa Leonor tomará ejemplo de la Princesa Elizabeth de Bélgica.

Pero si existe una favorita para medios como "El Nacional" de Cataluña, es sin duda la Princesa y Duquesa de Brabante, Elizabeth de Bélgica: resulta un gran referente para la Princesa Leonor, debido a que la belga, con 19 años, presta servicio militar activo, es una gran destacada dentro del componente militar en el que sirve y se la aprecia como un gran ejemplo para la juventud de su país. No se conoce hasta ahora ningún escándalo vinculado a su nombre.

Por último, pero no menos importante, queda el caso de la Princesa Estelle de Suecia. Si bien es la más pequeña del grupo y su madre, la Princesa Victoria, es la primera en línea sucesoral al trono de esta nación, no pierde pisada a su progenitora y para el medio citado, recuerda a la Princesa Leonor por su candidez y semblante risueño. En las distancias cortas la describen como divertida, elocuente y desenvuelta.

Estelle de Bélgica es comparada con la Princesa Leonor por su candidez.

Si bien el proceso formativo de la Princesa Leonor y sus pares es muy exigente, también nos refleja que las monarquías guardan grandes esperanzas para el futuro. Son el nuevo rostro de sistemas que sí o sí están obligados a ir de la mano con los tiempos cambiantes, pues quienes ascenderán como gobernantes, distan muchísimo de sus antecesores. Si esto es así, el porvenir está garantizado.