CARLOS MARÍN

Carlos Marín dejó una herencia a medias que Geraldine Larrosa tiene que resolver

El barítono dejó un testamento que no cerró.
domingo, 12 de junio de 2022 · 06:15

Después de casi seis meses del fallecimiento de Carlos Marín, Il Divo, su herencia sigue sin resolverse. En algún momento, el artista quiso modificar el testamento para que Geraldine Larrossa, la mujer que lo acompañó casi una vida, se quedara con los derechos musicales que le pertenecen, pero quien figura como heredera es la madre del barítono. “Me llevo muy bien con ella. Lo está pasando muy mal, igual que el resto de la familia. Fue todo muy inesperado. La verdad es que esto de la herencia nos sobrepasa un poco a todos porque es muy complicado. Trámites y más trámites que llevan mucho tiempo”, comentó la exmujer de Carlos Marín.

Carlos Marín falleció por Covid. Fuente: (Instagram)

Un amor de larga data

Carlos Marín lo supo desde el momento que ingresó al hospital. El cantante se despidió de su gran amor, Geraldine Larrossa, por videoconferencia. Desde Reino Unido, solo alcanzó a decirle que estaba angustiado y abatido. No pudo ganarle al Covid-19 ese 19 de diciembre de 2021.

Ellos estuvieron juntos por más de tres décadas. Aunque se separaron en 2009, durante 2020 volvieron a estar juntos e incluso habían planeado casarse nuevamente. Geraldine aún no asimila la partida del artista. Ha llegado a pensar que, si lo trataban en Madrid, se podría haber recuperado, pero son solo supuestos que no resuelven nada. “Lo que sí recuerdo es que un amigo de Carlos ofreció su avión personal para trasladarlo de Manchester a Madrid, pero el director del hospital donde estaba ingresado no autorizó el viaje”, confesó Geraldine.

Carlos Marín y su exmujer, un gran amor. Fuente: (El País)

La herencia

Geraldine Larrosa explicó que el legado de Carlos Marín está en manos de los abogados: “Es complicado porque se trata de derechos musicales. Hay muchos vídeos que grabamos juntos. Yo cantaba, dirigía… Entonces, Carlos los registró a su nombre. A mí no me importaba porque nuestra relación estaba por encima de todo. Su idea era arreglar el tema de los derechos de los trabajos que hicimos en común, pero… No pudo ser”.