Expectativa

El gran misterio que esconde el nacimiento de la hija de Beatriz de York y Edoardo Mapelli

La Reina Isabel estaría atenta a un anuncio fundamental para el futuro de la familia.
lunes, 20 de septiembre de 2021 · 17:37

El nacimiento de Lilibeth había generado tensión en el entorno de la Reina Isabel por el nombre que eligieron el Príncipe Harry y Meghan Markle. Tres meses después, Su Majestad ya puede olvidar el mal momento del nacimiento de su última bisnieta, y alegrarse de la hija que ha tenido su otra nieta, Beatriz de York. Fue madre por primera vez al lado de Edoardo Mapelli, mientras que el nombre es un misterio. Lo elegirá con cuidado, puesto que cuando ella nació, la Reina Madre desautorizó que la llamen “Annabel”.

Por el momento, la Casa Real Británica no desveló el nombre de la nueva bisnieta de la Reina Isabel, sino que sólo anticiparon que están “encantados” con el nacimiento. Precisamente a las 23:42 del último sábado, la hija de Andrés de York dio a luz a una niña que pesa 2,77 kilos y que nació perfectamente sana de salud. Existía mucha expectativa por el lado de la Princesa que, hasta los últimos días, mantuvo su rutina habitual. Recientemente se puso el traje de madre cuando jugó con unos niños del centro “Forget Me Not”. Con su simpatía habitual, reivindicó el orgullo por “amadrinar” una causa tan justa como la ayuda a las embarazadas en situación vulnerable.

La familia quisiera agradecer a todo el personal del hospital por su maravillosa atención

Beatriz de York y Edoardo Mapelli.

La buena noticia llegó en un momento oportuno, después de la grave denuncia contra el Príncipe Andrés de York, el flamante abuelo de la niña. Tal como precisa “Informalia”, Beatriz de York y Edoardo Mapelli le dieron una gran noticia a la Familia Real por el nacimiento de su primera hija en el Westminster Hospital de Londres. Se trata del tercer bisnieto que celebra la Reina Madre durante este 2021, y los primeros interrogantes surgen en torno al nombre. El antecedente de Lilibeth no es el único que siembra temores, sino que el propio nombre de la hija de Sara Ferguson causó malestar en su momento. El padre había elegido llamarla de una forma muy “yuppie” para el gusto de Su Majestad, y fue así como aconsejó “Beatriz”.

El nombre “Annabel” le recordaba a los “financieros” que elegían bautizar a sus hijas sin darle importancia a la historia. Según “Vanity” , la sugerencia tuvo que ser aceptada como ocurrió luego con el nombre del Príncipe Luis. La Reina Isabel siempre tiene el último poder de decisión; los únicos que se atrevieron a desobedecerla en este aspecto fueron el Príncipe Harry y Meghan Markle. Por lo tanto, en estos momentos debe existir una especie de negociación o ronda de consultas por la décima del clan que aspira al trono. Mike y Zara Tindall ya tuvieron que pasar por este proceso cuando nació su hijo.

Beatriz de York y la Reina Isabel.

La última vez que Su Majestad tuvo absoluto control sobre el nombre de sus bisnietos fue con Lucas Philip. El pequeño nació en marzo, de acuerdo a “Vanity”, unos meses antes que Lilibeth. Seguramente, Beatriz de York y Edoardo Mapelli tratarán de cumplir con su lealtad a la Reina Isabel para que les obsequie el clásico vestido de bautismo que atesora. Es una tradición que la titular de la Casa Real Británica no quiso trasladarle al Príncipe Harry por las razones antes mencionadas. Lo cierto es que la línea familiar de Andrés de York se consolida con este nacimiento. Su hija tenía muchos ánimos de ser madre y ello lo demostraba en sus apariciones públicas. Disfruta de jugar con los niños de “Forget Me Not”, protagonizando fiestas a las cuales podría haber faltado por su embarazo, según “Hola”. Apoya la fundación desde 2012, y promete hacerlo por muchos años más.